PIMCO y la rentabilidad real

Puesto que el pasivo suele expresarse en términos reales (ajustados a la inflación), los inversores son conscientes de la necesidad de implementar coberturas frente a la inflación. Estos productos de «rentabilidad real» también pueden constituir una importante fuente de diversificación en una cartera. PIMCO ofrece una amplia variedad de productos de rentabilidad real para satisfacer las necesidades de los inversores:

  • Bonos indexados a la inflación (ILB): estos productos tradicionales de rentabilidad real ofrecen liquidez, un bajo riesgo de crédito y una relación directa con la inflación.
  • Índices de materias primas: cuando se gestiona de forma conservadora, esta clase de activos puede proporcionar cobertura frente a las «sorpresas» inflacionistas, e históricamente ha hecho gala de excelentes características de diversificación.
  • Estrategias «All Asset»: las estrategias realizan asignaciones en una amplia selección de estrategias subyacentes con el fin de obtener una rentabilidad a largo plazo similar a la sus índices de referencia, a saber, el IPC+5% en el caso de la estrategia All Asset y el IPC+6,5% en el caso de la estrategia All Asset All Authority —las siglas «IPC» hacen referencia al índice de precios de consumo, la medida principal de la inflación estadounidense.
  • La exposición al sector inmobiliario medida por un índice de fondos de inversión inmobiliaria (REIT).

¿Qué son los bonos indexados a la inflación?

¿Qué tamaño tienen los mercados de bonos indexados a la inflación?

Aplicaciones de los productos de rentabilidad real

Experiencia de PIMCO en la gestión de bonos indexados a la inflación

Filosofía de inversión de la gestión de rentabilidad real

Fuentes de rentabilidad y valor añadido

Gestión/Controles del riesgo

Avisos Legales

Las rentabilidades pasadas no garantizan ni son un indicador fiable de las rentabilidades futuras. Todas las inversiones conllevan un riesgo y pueden perder valor. La inversión en los mercados de renta fija conlleva determinados riesgos, entre los que se incluyen el riesgo de mercado, de tipos de interés, de contraparte, de crédito y de inflación. Los bonos ligados a la inflación emitidos por un gobierno son valores de renta fija cuyo principal se reajusta de forma periódica en función de la tasa de inflación; los bonos indexados a la inflación pierden valor cuando los tipos de interés reales aumentan. Las materias primas conllevan mayores riesgos de mercado, políticos, normativos y vinculados a condiciones naturales, por lo que podrían no ser apropiadas para todo tipo de inversores. El valor de los inmuebles y de las carteras que invierten en el sector inmobiliario puede fluctuar debido a: las pérdidas por siniestro o declaración de ruina, los cambios en las condiciones económicas locales y generales, la oferta y la demanda, los tipos de interés, los impuestos sobre bienes inmuebles, las restricciones normativas sobre alquileres, las leyes de zonificación y los gastos operativos. Los bonos de titulización hipotecaria y los bonos de titulización de activos pueden ser sensibles a las variaciones de los tipos de interés y estar sujetos al riesgo de reembolso anticipado. Aunque en su mayoría están respaldados por algún tipo de aval público (gobiernos u organismos gubernamentales) o privado, no existe garantía de que los avalistas cumplan sus obligaciones. La inversión en valores denominados en moneda extranjera y/o domiciliados en el extranjero puede comportar un mayor riesgo debido a las fluctuaciones cambiarias, así como a los riesgos económicos y políticos, que podrían acentuarse en los mercados emergentes. Las estrategias de PIMCO recurren al uso de instrumentos derivados que podrían conllevar determinados costes y riesgos, entre otros, riesgos de liquidez, tipos de interés, mercado, crédito o gestión, así como el riesgo de que una posición no pueda cerrarse en las condiciones más ventajosas. Al invertir en instrumentos derivados se puede perder un importe mayor al invertido. La calidad crediticia de un título concreto o de un conjunto de títulos no garantiza la estabilidad ni la protección de la cartera en su conjunto. No existe garantía de que estas estrategias de inversión funcionen bien en todo tipo de condiciones de mercado ni de que resulten adecuadas para todos los inversores, y cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente durante periodos bajistas del mercado. La diversificación no garantiza la protección frente a una posible pérdida.

El IPC (índice de precios de consumo) es un índice no gestionado que representa la tasa de inflación de los precios de consumo estadounidenses determinada por el Department of Labor Statistics de EE. UU. No es posible garantizar que el IPC u otros índices reflejen el nivel exacto de inflación en un momento determinado. No es posible invertir directamente en un índice no gestionado.

Este material refleja las opiniones del gestor. Dichas opiniones están sujetas a cambios sin previo aviso. Este material se distribuye exclusivamente con fines informativos, y no debe considerarse como asesoramiento de inversión ni como una recomendación respecto a ningún valor, estrategia o producto de inversión.