La estrategia de crédito y rentabilidad absoluta de PIMCO gestionada activamente

La estrategia PIMCO Credit Absolute Return adopta un enfoque mundial con respecto a la selección de crédito y se centra en la generación de atractivas rentabilidades absolutas sin limitarse a ningún índice de referencia. Con el fin de lograr este objetivo, la cartera de la estrategia se construye partiendo de las mejores ideas de crédito corporativo de tipo ascendente (bottom up) de PIMCO de todo el universo de títulos con calificación investment grade, de alto rendimiento, préstamos bancarios y otros valores corporativos.

Aunque la estrategia ha sido concebida para cumplir la filosofía de inversión y el proceso de gestión del riesgo de PIMCO, revelará una considerable flexibilidad para aumentar y reducir su sensibilidad a los mercados de crédito con miras a lograr su objetivo de rentabilidad absoluta en varios entornos de mercado.

En periodos en los que el crédito ofrece un valor relativo interesante, por ejemplo, la estrategia presentará a buen seguro una mayor exposición a los mercados de crédito. En periodos en los que resulte probable una ampliación de los diferenciales de crédito, la estrategia debería reducir de manera sustancial su sensibilidad a los mercados de crédito mediante diversas estrategias de cobertura y centrarse más en el valor relativo existente entre sectores con el fin de lograr su objetivo de rentabilidad absoluta.

Experiencia y recursos de PIMCO en crédito mundial

Filosofía y proceso de inversión

Nuestra filosofía de crédito

Fuentes de valor añadido

Gestión/Controles del riesgo

Aplicaciones de la estrategia

Avisos Legales

Las rentabilidades pasadas no garantizan ni son un indicador fiable de las rentabilidades futuras. La inversión en el mercado de renta fija conlleva determinados riesgos, entre los que se incluyen los riesgos de mercado, de tipos de interés, de contraparte, de crédito y de inflación; en el momento del reembolso, las inversiones pueden tener un valor superior o inferior a su coste inicial. Los valores de alto rendimiento (high yield) y con calificaciones inferiores entrañan mayores riesgos que sus homólogos con calificaciones más elevadas; por tanto, las carteras que invierten en ellos podrían estar sujetas a mayores niveles de riesgo de crédito y liquidez que las que no lo hacen. Los préstamos bancarios suelen ser menos líquidos que otros tipos de instrumentos de deuda, y las condiciones financieras y generales del mercado pueden afectar a la amortización anticipada de los préstamos bancarios, por lo que dichas amortizaciones anticipadas no pueden estimarse con precisión. No se puede garantizar que el producto de la enajenación de cualquier garantía de un préstamo bancario garantizado será suficiente para satisfacer la obligación del prestatario, o que dicha garantía pueda enajenarse. La inversión en valores denominados en moneda extranjera y/o domiciliados en el extranjero puede comportar un mayor riesgo debido a las fluctuaciones cambiarias, así como a los riesgos económicos y políticos, que podrían acentuarse en los mercados emergentes. Si una cartera emplea apalancamiento, es posible que, para satisfacer sus obligaciones o cumplir los requisitos de segregación, tenga que liquidar posiciones en un momento en que las condiciones no sean las más ventajosas. El apalancamiento de la cartera (por ejemplo, a través de préstamos) puede provocar el aumento de la volatilidad. Las estrategias de PIMCO recurren al uso de instrumentos derivados que podrían conllevar determinados costes y riesgos, entre otros, riesgos de liquidez, tipos de interés, mercado, crédito o gestión, así como el riesgo de que una posición no pueda cerrarse en las condiciones más ventajosas. Al invertir en instrumentos derivados se puede perder un importe mayor al invertido. No existe garantía de que estas estrategias de inversión funcionen bien en todo tipo de condiciones de mercado ni de que resulten adecuadas para todos los inversores, y cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente durante periodos bajistas del mercado. La diversificación no garantiza la protección frente a una posible pérdida.