prisms reflecting light 
Perspectivas seculares

La disrupción se intensifica

La pandemia ha intensificado los factores de disrupción a largo plazo, por lo que la selección de crédito y la generación de alfa han ganado importancia.

El Autor

Joachim Fels

Asesor económico global

Andrew Balls

CIO Global Fixed Income

Daniel J. Ivascyn

Director de inversiones del Grupo

in-page
LEER PERSPECTIVAS

En septiembre celebramos el Foro Secular anual de PIMCO, el 39º de nuestra historia y el primero completamente virtual. Con las aportaciones de los ponentes invitados (ver en el menú de Nuestro Proceso), de nuestro Consejo Asesor Mundial y otros expertos, los profesionales de nuestro equipo global de inversión hicieron zoom (en realidad, Webex) en las perspectivas a tres-cinco años para la economía mundial, la política monetaria, la situación política y los mercados financieros pospandemia y debatieron las implicaciones para las carteras de inversión. A continuación, compartimos sus conclusiones.

Relacionado

Conclusiones de inversión

La función del Foro Secular es identificar riesgos y oportunidades, anticipar tendencias de largo plazo y establecer directrices para nuestras carteras y prioridades como gestores de riesgos.

La realidad de un entorno de bajas rentabilidades

Lo que está claro es que, a pesar de las positivas rentabilidades que se han anotado los mercados de activos este año –durante un periodo de crisis–, las perspectivas de rentabilidad de cara a los próximos tres a cinco años probablemente serán diferentes de las registradas en la última década. Las valoraciones de partida de los mercados de bonos y acciones hacen difícil concebir la inflación de los precios de los activos como la consecuencia o la intención de las intervenciones de política monetaria, incluidos los decididos esfuerzos de los bancos centrales por contrarrestar los efectos de futuros shocks negativos. Teniendo en cuenta que los rendimientos de los bonos se encuentran en mínimos históricos y que las valoraciones de la renta variable son elevadas, lo lógico es que los gestores de carteras y los inversores moderen sus expectativas de rentabilidad en vez de forzar la máquina y rebajar demasiado la calidad crediticia para intentar mantener los niveles de rentabilidad históricos. Abundan los ejemplos de inversores que han registrado rentabilidades de inversión planas, o incluso negativas, durante años. La experiencia de los últimos diez años no debería ser la guía para la próxima década.

Los inversores deben moderar sus expectativas de rentabilidad en vez de rebajar demasiado la calidad.
Boat and jetty at Petrochemical Corporation of Singapore

Anticipamos un entorno general en el que los rendimientos de los bonos gubernamentales se moverán lateralmente durante gran parte, o la totalidad, de los próximos tres a cinco años. Es poco probable que los tipos de interés oficiales de los bancos centrales aumenten durante bastante tiempo y existe cierto riesgo de que se reduzcan. Vemos tanto riesgos bajistas para los rendimientos, en caso de que se produzca un movimiento generalizado hacia tipos de interés negativos, como riesgos alcistas si las medidas monetarias y fiscales provocan un aumento sostenido de las expectativas de inflación. Aunque lo cierto es que prevemos muy poco riesgo alcista para la inflación a corto plazo, creemos que, con el tiempo, tendrá sentido cubrirse frente al aumento de la inflación mediante bonos del Tesoro estadounidense ligados a la inflación (TIPS), estrategias en la curva de tipos, activos inmobiliarios y, posiblemente, exposición a materias primas.

Los mercados de acciones podrían seguir viéndose respaldados por el entorno de bajos rendimientos y la búsqueda de rentabilidad de las inversiones, pero las valoraciones de partida deberían moderar cualquier exceso de optimismo. Como demuestra la situación de Japón en las últimas décadas y la experiencia de Europa en los últimos años, no existe ninguna garantía de que las acciones superarán a los bonos, incluso en un entorno de bajos rendimientos.

En un periodo de debilidad económica, el potencial de crecimiento a largo plazo de los beneficios como porcentaje del PIB podría estancarse o invertirse como resultado de los cambiantes objetivos políticos o empresariales, de una mayor regulación o de un aumento de los impuestos sobre el capital. En este sentido, las elecciones estadounidenses actuarán como un indicador importante e inmediato.

También vemos riesgos relacionados con la desglobalización y los cambios ligados a las presiones medioambientales, que podrían traducirse en activos obsoletos para las empresas expuestas a estos riesgos. Las consideraciones medioambientales, sociales y de gobierno corporativo (ESG, por sus siglas en inglés) resultan cada vez más importantes para nuestros clientes, y evaluar el impacto y la importancia de estos factores es, y lleva siendo desde hace tiempo, una parte esencial de nuestro proceso de inversión.

Oportunidades en el crédito

Los diferenciales de crédito se encuentran cerca de sus niveles mínimos, pero intentaremos aportar valor mediante una selección activa de emisores y de títulos.

En marzo de 2020, los bancos centrales respaldaron al mercado de crédito al reducir las distorsiones de precios durante una crisis de liquidez extrema. Sin embargo, los bancos centrales no protegerán a los inversores frente a un aumento del riesgo de impago que podría afectar de forma desproporcionada a ciertos sectores y emisores si la actividad económica se ve frenada de forma prolongada a consecuencia de la COVID-19. En un entorno de este tipo, no es aconsejable mantener una exposición genérica a crédito, sino que intentaremos sacarle el máximo partido a nuestro equipo mundial de analistas y gestores de carteras de crédito.

Creemos que los bonos de titulización hipotecaria emitidos por agencias estadounidenses representan una fuente de ingresos relativamente estable y defensiva en nuestras carteras. Además, las hipotecas no emitidas por agencias y el conjunto de bonos de titulización de activos estadounidenses y mundiales refuerzan la parte sénior de la estructura de capital y ofrecen un perfil de riesgo bajista favorable en caso de sorpresas negativas macro o de mercado.

El crédito privado y las estrategias inmobiliarias ofrecen un potencial de rentabilidad atractivo que incluye capturar la prima de iliquidez por parte de aquellos inversores que puedan comprometer capital a largo plazo y asumir el mayor riesgo que entrañan las inversiones en mercados privados.

Oportunidades en todo el mundo

Esperamos encontrar buenas oportunidades de inversión en Europa si se mantiene la mayor estabilidad que muestra actualmente la eurozona o –como inversores activos– en caso de que Europa siga su patrón habitual de un paso adelante y dos pasos atrás. Una importante fuente de incertidumbre tiene que ver con la cuestión de si la política monetaria menos politizada y la mayor cooperación en el frente fiscal observados en el momento álgido de la crisis de la COVID-19 resistirán los shocks y los retos que afecten a países concretos.

También esperamos encontrar buenas oportunidades de inversión en Asia, una región que, hasta la fecha, se ha mostrado más estable durante la crisis de la COVID-19, lo que incluye oportunidades activas de selección de crédito corporativo.

En nuestra opinión, los mercados emergentes ofrecen, por lo general, la posibilidad de obtener rentabilidades más altas que en los mercados desarrollados gracias a unas valoraciones iniciales más atractivas, pero también pueden sufrir disrupciones más profundas que darán lugar a una serie de ganadores y perdedores.

Para nosotros, la gestión activa resulta esencial para sortear el riesgo de crédito.
India Flower Market

En mercados emergentes, al igual que en crédito corporativo, estamos convencidos de que la gestión activa no es un lujo, sino una necesidad, para identificar oportunidades de generación de rentabilidades atractivas y gestionar el riesgo de las carteras de clientes.

Con los tipos de interés de los bancos centrales en, o cerca de, niveles mínimos, y dada la elevada incertidumbre sobre la política fiscal a corto y medio plazo, creemos que los tipos de cambio actuarán como válvulas de escape y amortiguadores. Anticipamos un entorno de mayor volatilidad en los mercados de divisas e intentaremos aprovechar las oportunidades que surjan, manteniendo la prudencia.

En función de las valoraciones iniciales, no anticipamos ninguna tendencia estructural de calado en los mercados de divisas de países desarrollados. Las perspectivas cíclicas a corto plazo de una recuperación mundial post-COVID-19 incrementan las posibilidades de que el dólar estadounidense continúe depreciándose. No obstante, las disrupciones que se producirán en un horizonte a largo plazo probablemente llevarán a los inversores a refugiarse en el dólar que, para muchos, sigue siendo el activo más seguro, incluso en un mundo multipolar.

Las divisas de mercados emergentes, al igual que la deuda de mercados emergentes, ofrecen la posibilidad de obtener rentabilidades más altas, gracias a las valoraciones iniciales, pero también están sujetas a los riesgos de disrupción locales y mundiales.

Las malas noticias podrían ser malas noticias

Los próximos tres a cinco años serán, con bastante probabilidad, un periodo durante el que las rentabilidades de inversión serán más bajas pero, también, es probable que sea un periodo en el que esas rentabilidades muestren una mayor volatilidad. Como inversores, debemos estar preparados.

En la primera parte del periodo, la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia y la forma de la recuperación refuerza la perspectiva de una mayor volatilidad económica y de mercado. Aunque, sin duda, los bancos centrales se esforzarán al máximo, no está claro si podrán mantener su función como "represores en jefe" de la volatilidad.

Tenemos pocos motivos para confiar en que el patrón observado a lo largo de los últimos diez años, por el que "las malas noticias son buenas noticias" –ya que los mercados anticipaban la respuesta de los bancos centrales que dominaban el entorno macroeconómico– continuará en el futuro. En los próximos tres a cinco años, es muy probable que las malas noticias macroeconómicas acaben siendo malas noticias para los activos de riesgo.

Aunque no podemos predecir las perspectivas a largo plazo con ningún grado de certeza, vemos el riesgo de que la distribución de probabilidades presente colas más gruesas en un periodo caracterizado por los experimentos de política monetaria y fiscal. De hecho, la incertidumbre sobre el impacto a largo plazo del cambio en el equilibrio entre la política monetaria y fiscal abre la puerta a un amplio abanico de escenarios macro y de mercado a lo largo del tiempo y en los diferentes países.

La perspectiva de un entorno de inversión más complejo y el potencial aumento de la volatilidad económica y de mercado implican que pondremos el énfasis en la preservación del capital y en evitar exponernos al riesgo de pérdidas absolutas. Además, creemos que este entorno de inversión probablemente exigirá un enfoque paciente, global y flexible que nos permita emplear un conjunto de instrumentos de inversión lo más amplio posible y explotar oportunidades interesantes en términos ajustados al riesgo en todo el mundo.

Un entorno de rentabilidades más bajas implica que el alfa probablemente representará una parte aún más importante de la rentabilidad total. Los gestores activos que puedan aportar alfa con fiabilidad a lo largo del ciclo pueden ayudar a sus clientes a surcar un entorno de inversión más complicado. En PIMCO, nos esforzaremos al máximo, haremos uso de nuestros recursos mundiales y recurriremos a nuestra red de especialistas por sector para generar alfa, gestionar el riesgo y ayudar a nuestros clientes a lidiar con la disrupción que nos afecta a todos.


Descárguese el Secular Outlook de PIMCO

Descargar PDF
Proceso de inversión de PIMCO

Propulsado por la diversidad de ideas

PIMCO cree que la rentabilidad comienza por la preparación. El proceso de inversión de PIMCO nos permite evaluar de forma continua los cambiantes riesgos y oportunidades presentes en el mundo, con el propósito de crear innovadoras soluciones con proyección de futuro para nuestros clientes.

El Foro secular, seña de identidad de nuestro proceso de inversión desde 1982, pretende identificar las principales fuerzas políticas y económicas que determinarán la evolución de la economía y los mercados financieros mundiales en los próximos tres a cinco años. Con la ayuda de líderes académicos de renombre mundial, responsables políticos y otros expertos externos, cientos de profesionales de la inversión de PIMCO de todo el planeta contribuyen a este riguroso y animado debate. Apostamos por las nuevas tecnologías y, recientemente, hemos optimizado la participación mundial a través de herramientas de colaboración digital que permiten la interacción en tiempo real a escala internacional, además de mejorar nuestras capacidades para cuestionar nuestras creencias, recurriendo a la variedad y diversidad de puntos de vista de PIMCO.


Ponentes invitados al Foro Secular de 2020

Jason Bordoff

Fundador y director del Centro de Política Energética Global; profesor de Práctica profesional de asuntos públicos e internacionales, Universidad de Columbia

Mark Carney

Enviado especial de la ONU para la Acción Climática; asesor financiero de la presidencia británica del COP26; ex gobernador del Banco de Inglaterra (2013–2020); ex gobernador del Banco de Canadá (2008–2013); ex presidente del Consejo de Estabilidad Financiera (2011–2018)

Mario Draghi

Ex presidente del Banco Central Europeo (2011–2019)

Jim Messina

Ex jefe adjunto de Gabinete de la Casa Blanca (2009–2011); director de campaña del presidente Barack Obama (2012)

Michael Murphy

Ex estratega sénior para John McCain, Mitt Romney, Jeb Bush y Arnold Schwarzenegger

Condoleezza Rice

66ª secretaria de Estado de EE. UU.; directora, Hoover Institution; asesora de Seguridad Nacional de EE. UU. (2001–2005)

Christina Romer

Profesora de Economía, Universidad de California, Berkeley; ex presidenta del Consejo de Asesores Económicos de EE. UU. (2008–2010)

Sobre nuestros foros

Perfeccionado a lo largo de casi 50 años y probado prácticamente en todos los entornos de mercado, el proceso de inversión de PIMCO se fundamenta en nuestros Foros Cíclicos y Seculares. Nuestros profesionales de la inversión, repartidos por todo el mundo, se reúnen cuatro veces al año para debatir y analizar la situación de los mercados y la economía mundial e identificar las tendencias que, en nuestra opinión, tendrán repercusiones importantes para la inversión.

En el Foro Secular, que se celebra con una periodicidad anual, examinamos las perspectivas para los próximos tres a cinco años, lo que nos permite posicionar las carteras de los clientes en previsión de los cambios y las tendencias estructurales de la economía mundial. Creemos que la diversidad de ideas mejora los resultados de inversión y por eso invitamos a distinguidos ponentes –nobeles de Economía, políticos, inversores e historiadores– que aportan una valiosa perspectiva multidimensional a nuestros debates. También fomentamos la participación activa del Consejo Asesor Mundial de PIMCO, un equipo compuesto por expertos en asuntos económicos y políticos de renombre mundial.

En los foros cíclicos, que se celebran tres veces al año, nos centramos en las perspectivas para los próximos seis a doce meses y analizamos la dinámica del ciclo económico en los principales mercados desarrollados y emergentes. Nuestro propósito es detectar potenciales cambios en las políticas monetarias y fiscales, las primas de riesgo y las valoraciones relativas que determinan el posicionamiento de nuestras carteras.

Avisos Legales

London
PIMCO Europe Ltd
11 Baker Street
London W1U 3AH, England
+44 (0) 20 3640 1000

Dublin
PIMCO Europe GmbH Irish Branch,
PIMCO Global Advisors (Ireland)
Limited
3rd Floor, Harcourt Building 57B Harcourt Street
Dublin D02 F721, Ireland
+353 (0) 1592 2000

Munich
PIMCO Europe GmbH
Seidlstraße 24-24a
80335 Munich, Germany
+49 (0) 89 26209 6000

Milan
PIMCO Europe GmbH - Italy
Corso Matteotti 8
20121 Milan, Italy
+39 02 9475 5400

Zurich
PIMCO (Schweiz) GmbH
Brandschenkestrasse 41
8002 Zurich, Switzerland
Tel: + 41 44 512 49 10

La rentabilidad pasada no es garantía ni indicador fiable de resultados futuros.

Todas las inversiones conllevan un riesgo y pueden perder valor. La inversión en los mercados de renta fija conlleva riesgos, entre los que se incluyen los riesgos de mercado, de tipos de interés, de emisor, de crédito, de inflación y de liquidez. El valor de la mayoría de los bonos y las estrategias de renta fija se ve afectado por las variaciones de los tipos de interés. Los bonos y las estrategias de renta fija de duración más elevada tienden a ser más sensibles y volátiles que los valores con duraciones más cortas; el precio de los bonos baja, por lo general, cuando los tipos de interés suben, y los entornos de tipos de interés bajos incrementan este riesgo. La menor capacidad de las contrapartes de los bonos para satisfacer sus compromisos podría contribuir a reducir la liquidez del mercado e incrementar la volatilidad de los precios. En el momento del reembolso, las inversiones en renta fija pueden tener un valor superior o inferior a su coste inicial. Los bonos ligados a la inflación (ILB) emitidos por un gobierno son valores de renta fija cuyo principal se reajusta de forma periódica en función de la tasa de inflación; los ILB pierden valor cuando los tipos de interés reales aumentan. Los valores del Tesoro protegidos contra la inflación (Treasury Inflation-Protected Securities, TIPS) son ILB emitidos por el Gobierno de Estados Unidos. El valor de las acciones puede descender debido a las condiciones, tanto reales como supuestas, del mercado general, la economía y los diferentes sectores. Las materias primas conllevan mayores riesgos de mercado, políticos, regulatorios y vinculados a condiciones naturales, por lo que podrían no ser apropiadas para todo tipo de inversores. El valor de los inmuebles y de las carteras que invierten en el sector inmobiliario puede fluctuar debido a: las pérdidas por siniestro o declaración de ruina, los cambios en las condiciones económicas locales y generales, la oferta y la demanda, los tipos de interés, los impuestos sobre bienes inmuebles, las restricciones normativas sobre alquileres, las leyes de zonificación y los gastos operativos. Los bonos de titulización hipotecaria (MBS) y los bonos de titulización de activos (ABS) pueden ser sensibles a las variaciones de los tipos de interés, puesto que están sujetos al riesgo de reembolso anticipado. Asimismo, su valor puede fluctuar en respuesta a la percepción que el mercado tenga de la solvencia del emisor. Aunque en su mayoría están respaldados por algún tipo de aval público o privado, no existe garantía de que los avalistas privados cumplan sus obligaciones. La inversión en valores denominados en moneda extranjera y/o domiciliados en el extranjero puede comportar un mayor riesgo debido a las fluctuaciones del tipo de cambio, así como a los riesgos económicos y políticos, que podrían acentuarse en los mercados emergentes. Los tipos de cambio pueden fluctuar significativamente durante periodos breves de tiempo, lo que puede reducir la rentabilidad de una cartera. Las estrategias de crédito y renta variable privadas entrañan un alto grado de riesgo, por lo que se advierte a los inversionistas potenciales que estas estrategias solo son adecuadas solo para personas con suficientes medios financieros y que no tengan necesidad de liquidez con respecto a su inversión y puedan correr el riesgo económico, que incluye la posible pérdida de toda su inversión. El riesgo de gestión es el riesgo de que las técnicas de inversión y los análisis de riesgo aplicados por PIMCO no produzcan los resultados deseados y que determinadas políticas o eventos puedan afectar las técnicas de inversión disponibles para PIMCO en relación con la gestión de la estrategia.

Las declaraciones relativas a las tendencias de los mercados financieros o las estrategias de cartera se fundamentan en las condiciones actuales del mercado, que pueden fluctuar. No existe garantía de que estas estrategias de inversión funcionen bien en todo tipo de condiciones de mercado ni de que resulten adecuadas para todos los inversores, y cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente durante periodos bajistas del mercado. Las perspectivas y las estrategias están sujetas a cambios sin previo aviso. Los inversores deben consultar a un profesional de inversiones antes de tomar una decisión de inversión.

Alfa es una medida de rentabilidad en términos ajustados al riesgo, que se calcula comparando la volatilidad (riesgo de precio) de una cartera y su rentabilidad ajustada al riesgo respecto de un índice de referencia; el exceso de rentabilidad en relación con el índice de referencia es el alfa.

PIMCO presta servicios exclusivamente a instituciones, intermediarios financieros e inversores institucionales cualificados. Los inversores particulares deben ponerse en contacto con su propio profesional financiero con el objeto de determinar las opciones de inversión más adecuadas para su situación financiera. Este material refleja las opiniones del gestor. Dichas opiniones están sujetas a cambios sin previo aviso. Este material se distribuye exclusivamente con fines informativos, y no debe considerarse como asesoramiento de inversión ni como una recomendación respecto a ningún valor, estrategia o producto de inversión. La información incluida en el presente documento se ha obtenido de fuentes que se estiman fidedignas, aunque ello no puede garantizarse. Se prohíbe expresamente la reproducción de la presente publicación, en todo o en parte, con independencia del formato utilizado, así como la referencia a ella en cualquier otra publicación, sin previo permiso por escrito. PIMCO es una marca comercial propiedad de Allianz Asset Management of America L.P. en Estados Unidos y el resto del mundo. ©2020, PIMCO.

CMR2020-0930-1349088

PIMCO