Oportunidades entre la transformación 
Perspectivas de Asignación de Activos

Oportunidades entre la transformación

Las oportunidades y los riesgos de inversión están evolucionando conforme la economía mundial se adentra en una era de transformación.

El Autor

Erin Browne

Portfolio Manager, Multi-Asset Strategies

Geraldine Sundstrom

Gestora de carteras, Asignación de activos

in-page
LEER PERSPECTIVAS

Opiniones sobre asignación de activos

Descargue el documento para conocer nuestro posicionamiento en las diferentes clases de activos.

Descargar PDF
Asset Allocation Outlook handout cover 

Perspectivas en la asignación de activos

Esperamos que la próxima década será muy diferente a la anterior.

Tal y como PIMCO exponía en sus recientes Perspectivas seculares, «La era de la transformación», creemos que varias tendencias seculares —entre las que se incluyen la innovación tecnológica, las iniciativas verdes energía y unas políticas socioeconómicas más inclusivas— provocarán tanto perturbaciones como atractivas oportunidades de inversión. Esto tiene algunas consecuencias importantes para las carteras multiactivos, ya que los riesgos y las oportunidades que ofrece este nuevo paradigma representan un terreno abonado para la gestión activa.

De cara a 2022, nuestro escenario base sugiere un entorno macroeconómico mundial optimista. Según nuestras previsiones, el crecimiento será positivo y la inflación se mantendrá en niveles elevados a corto plazo, para luego moderarse conforme avanza el año 2022; no obstante, resulta difícil estimar con un elevado grado de convicción cuándo se producirá dicha moderación, aunque existen riesgos al alza para nuestras previsiones. Con todo, creemos que los activos de riesgo, como la renta variable o el crédito, ofrecerán rentabilidades positivas el próximo año. Sin embargo, como señalamos en nuestras perspectivas de mitad de año, anticipamos una mayor dispersión de las rentabilidades a nivel sectorial y geográfico. Este aumento de la dispersión de las rentabilidades es característico de los periodos de mitad de ciclo, si bien consideramos que las tendencias de transformación seculares antes mencionadas podrían amplificar los resultados.

¿Quiénes serán los «ganadores» y los «perdedores» en este nuevo ciclo? Y más importante aún, ¿cómo pueden identificar los inversores estas oportunidades para generar rentabilidades? Este informe explora algunos cambios fundamentales que se están produciendo en la economía y que, en nuestra opinión, repercutirán en el crecimiento y la inflación, aunque también crearán claras oportunidades de inversión en algunos sectores y regiones. En concreto, examinamos las tendencias en el mercado de trabajo, la tecnología, el transporte y la energía.

Un mercado de trabajo en constante evolución

Los inversores están lidiando con los efectos estructurales de la pandemia en la economía mundial. Esto resulta especialmente destacable en el mercado de trabajo, donde una serie de factores temporales y otros más persistentes se han traducido en una escasez de mano de obra. Entre las limitaciones a corto plazo que han ejercido presión sobre la oferta de trabajo en 2021 se incluyen los continuos temores en torno por COVID-19, el apoyo gubernamental y los mayores desafíos relacionados con el cuidado de niños. Estas limitaciones deberían ser la primeras en aliviarse si las vacunas siguen demostrando su eficacia, los efectos económicos de las variantes del coronavirus se gestionan adecuadamente, las escuelas permanecen abiertas y se obtienen pruebas de que la retirada de los subsidios por desempleo está alentando el retorno de los trabajadores al mercado de trabajo. A medio plazo, las restricciones en materia de inmigración probablemente harán mella en las perspectivas.

La pandemia ha desencadenado cambios estructurales en el mercado de trabajo.
Oportunidades entre la transformación

Muchas de estas dificultades a corto plazo deberían mitigarse con el paso del tiempo, aunque los cambios de índole más estructural en el mercado de trabajo podrían suponer desafíos duraderos o permanentes para las compañías y las economías. La mayor parte de las jubilaciones anticipadas probablemente no darán marcha atrás, mientras que los cambios de estilo de vida y comportamiento tras un año de cuarentena podrían afianzarse. La pandemia también desencadenó flujos migratorios internos, lo que a su vez exacerbó los desajustes de cualificaciones necesarias que ya empezaban a observarse como consecuencia del cambio en la demanda de los consumidores. Pese al aumento de los salarios en los sectores afectados, las empresas siguen atravesando dificultades para cubrir vacantes (véase el gráfico 1), lo que se ha traducido en el cierre de algunos negocios en los sectores más perjudicados, como los restaurantes. Dado que la participación laboral ha repuntado en gran medida en el grupo de 16–24 añossin que veamos señales de recuperación en el grupo de más de 55 años, estos factores estructurales podrían haber llegado para quedarse. Al percibir una ventaja generacional en el poder de negociación, los trabajadores de todo el mundo están exigiendo mayores salarios y mejores condiciones. Esto sugiere un riesgo para nuestra previsión de que la inflación se moderará en algún momento en 2022.

Gráfico 1: Escasez de mano de obra e inflación salarial en Estados Unidos

El gráfico 1 es un gráfico de líneas que muestra dos conjuntos de datos que van desde agosto de 2010 hasta agosto de 2021. El índice de vacantes difíciles de cubrir en pequeñas empresas (estadounidenses) de NFIB (National Federation of Independent Business) comienza en 10 y aumenta hasta situarse justo por encima de 50 en ese intervalo temporal; el aumento es, por lo general, paulatino, aunque se observa una breve caída en 2020. El análisis salarial (estadounidense) del último cuartil del Banco de la Reserva Federal de Atlanta comienza en torno al 2% en agosto de 2010, desciende durante algunos años y luego aumenta de manera irregular hasta alcanzar el 4,8% en agosto de 2021.

Gráfico 1

 

Fuente: National Federation of Independent Business, Banco de la Reserva Federal de Atlanta, a 31 de agosto de 2021. El crecimiento salarial se mide como media móvil a 12 meses.

Aceleración tecnológica y escasez de chips

La crisis de coronavirus ha expuesto la fragilidad de las cadenas de suministro mundiales, así como los desajustes a más largo plazo causados por la actual transformación digital. El sector de semiconductores se ha situado en el centro de esta transformación, y tanto los factores relacionados con COVID-19 a corto plazo, como los factores estructurales a largo plazo están provocando desequilibrios. La demanda de chips se disparó, como consecuencia del gran aumento de las compras de productos electrónicos durante los confinamientos. Mientras tanto, la oferta se vio enormemente limitada por obstáculos en la producción, como la escasez de mano de obra, los fenómenos meteorológicos y la ralentización de la oferta provocada por la COVID-19. En los próximos seis a nueve meses, prevemos una atenuación de las presiones sobre las cadenas de suministro de chips, puesto que la producción y la utilización de la capacidad parecen haber regresado a sus niveles habituales.

Identificamos oportunidades en el sector de los semiconductores debido a la creciente demanda y la limitada capacidad de producción de chips.
Oportunidades entre la transformación

No obstante, la estructura del sector de semiconductores ya parecía frágil antes del estallido de la pandemia. El ritmo exponencial al que la gente ha adquirido nuevos coches (incluidos los vehículos eléctricos), nuevos teléfonos (5G) y otros dispositivos conectados ha propiciado una enorme demanda que muchos líderes sectoriales y observadores habían subestimado. La gráfico 2, por ejemplo, pone de manifiesto el importante aumento del número medio de semiconductores en los vehículos nuevos. Dejando a un lado los desafíos de la pandemia, anticipamos que la demanda seguirá acelerándose a un ritmo saludable, al tiempo que la capacidad adicional de producción de chips aumentará a una menor velocidad. La mayor empresa del mundo comparte esta visión de un mercado tensionado endémico debido a la creciente demanda derivada de nuevas aplicaciones, como la energía verde, el metaverso y la automatización. En nuestra opinión, el mercado no descuenta adecuadamente los cambios que, según nuestras previsiones, se producirán en los próximos años. Creemos que las compañías que operan en todos los eslabones de la cadena de suministro de semiconductores cosecharán rentabilidades diferenciales.

Gráfico 2: El promedio de semiconductores en los nuevos vehículos va en aumento

El gráfico 2 es un gráfico de barras que muestra el promedio anual de semiconductores de automoción por vehículo entre 2002 y 2021. En ese intervalo temporal, el número asciende de 64 a 298, y el aumento anual más significativo se produjo entre 2020 y 2021. Las unidades reflejan el volumen mundial de envíos de microprocesadores de automoción y semiconductores análogos de automoción dividido por la producción mundial de vehículos ligeros. Los datos de 2021 reflejan los tres primeros trimestres anualizados.

Gráfico 2

 

Fuente: Goldman Sachs, septiembre de 2021. Las unidades reflejan el volumen mundial de envíos de microprocesadores de automoción y semiconductores análogos de automoción dividido por la producción mundial de vehículos ligeros. Los datos de 2021 reflejan los tres primeros trimestres anualizados.

Volatilidad del transporte

El equilibrio entre la oferta y la demanda también se ha visto perjudicado por los problemas de transporte. La reorientación del gasto de los consumidores de servicios a bienes durante los confinamientos provocó un notorio aumento de la demanda (con un volumen de tráfico en la ruta transpacífica que superaba en un 28% los niveles prepandémicos). La propagación del coronavirus conllevó la congestión de numerosas rutas, con incidentes a escala mundial, como puso en evidencia el ampliamente difundido bloqueo del canal de Suez. Las políticas de «tolerancia cero» frente al coronavirus en China y varias catástrofes climáticas causaron graves perturbaciones, ya que las mayores terminales de transporte del mundo se vieron obligadas a cerrar. Estos acontecimientos coincidieron con, y exacerbaron, los cuellos de botella en el transporte. A su vez, esto provocó un incremento sin precedentes de las tarifas de flete, que se multiplicaron por diez desde Shanghái a Los Ángeles (véase el gráfico 3).

Gráfico 3: Aumento considerable de las tarifas de flete y de los plazos de entrega («lead time») de los proveedores estadounidenses en 2021

El gráfico 3 es un gráfico de líneas que muestra dos conjuntos de datos que van desde septiembre de 2011 hasta septiembre de 2021. El índice de la encuesta de producción de Richmond sobre los plazos de entrega actuales de los proveedores de manufacturas aumenta a lo largo del periodo de 1 a 59, con una serie de picos y valles, aunque se observa un pronunciado aumento que comienza en 2020 y alcanza un máximo de 63 en junio de 2021. El índice de referencia de carga de contenedores (WCI) de Shanghái a Los Ángeles aumenta desde 1.524 USD en septiembre de 2011 hasta 12.172 USD en septiembre de 2021, con al incremento más acusado en 2021. Este gráfico representa lo que cuesta de media enviar un contenedor estándar de alrededor de 12 metros entre Shanghái y Los Ángeles.

Gráfico 3

 

Fuente: Bloomberg, Banco de la Reserva Federal de Richmond, a 30 de septiembre de 2021

Esperamos que la congestión comience a reducirse este invierno, sobre todo después del periodo del Nuevo Año chino, cuando los reducidos niveles de exportación estacionales alivien parte de la presión. Ahora bien, las sólidas tendencias seculares deberían seguir respaldando la demanda de bienes. Además, la transición ecológica exigirá una sólida inversión de capital («capex») en infraestructuras, siempre que la preferencia por las compras en línea —más intensivas en importaciones y centradas en Asia— continúe. En consecuencia, consideramos que la presión sobre las tarifas de flete y los plazos de envío solo se reducirá de manera paulatina, y prevemos que el mercado se normalizará y equilibrará en torno a 2023, lo que beneficiará aún más a las compañías de transporte mundial.

Energía

En muchos sentidos, el año 2021 ha resultado muy propicio para los mercados de energía. Los fenómenos meteorológicos —el ciclón Ida, sequías generalizadas, vientos inusualmente suaves en Europa—, junto con la reducción de las actividades mineras de carbón en China, han conllevado un aumento de los precios energéticos. En Europa, los desorbitados precios de gas natural han dado lugar a un continente dependiente del suministro de Rusia y a merced de las inclemencias meteorológicas. Un invierno frío podría traducirse en una mayor destrucción de la demanda, sobre todo en los sectores con elevadas necesidades de energía, lo que amenaza con provocar una subida de los precios de otros productos, como los metales y los fertilizantes. Además, el aumento de dos dígitos en las facturas de calefacción podría hacer mella en la confianza de los consumidores y el gasto discrecional. La reacción a la crisis energética tendrá, a buen seguro, graves consecuencias en el entorno de inversión. Hasta la fecha, la reacción general de los países importadores de energía ha sido apostar por las energías renovables para reducir la dependencia energética y, en consecuencia, la mayoría de ellos han recortado costes de manera sustancial. Por lo tanto, deberíamos asistir a una aceleración de las inversiones en energías renovables, sobre todo porque los plazos de ejecución pueden ser muy reducidos en los proyectos solares y eólicos (de 3 a 12 meses) y existen abundantes oportunidades al alcance de la mano en China, la India y Europa meridional.

Los riesgos macroeconómicos, tanto alcistas como bajistas, resaltan la importancia de llevar a cabo una cuidadosa selección entre las diferentes clases de activos y dentro de ellas.
Oportunidades entre la transformación

Implicación para las carteras multiactivos

El modelo factorial dinámico de PIMCO confirma nuestra visión de que la economía se halla a mitad de ciclo. Ahora bien, dadas las valoraciones más exigentes, los activos de riesgo son más vulnerables a perturbaciones exógenas y errores de política.

En nuestra opinión, el riesgo de que se produzcan errores de política es ahora más elevado, a medida que se retiran los estímulos monetarios y fiscales y las autoridades planean un relevo del crecimiento al sector privado. Esto puede crear «colas más gruesas» (resultados positivos y negativos más divergentes). En la cola izquierda, la inflación resulta más persistente, lo que obliga a los bancos centrales a endurecer sus políticas antes de lo previsto y esto obstaculiza el crecimiento económico de los países sumamente endeudados. En la cola derecha, una elevada tasa de ahorro privado ofrece la posibilidad de respaldar el consumo, mientras que la presión a favor de las infraestructuras físicas puede impulsar la inversión y la productividad, lo que genera un círculo virtuoso que probablemente alentará el crecimiento económico. Este escenario de colas gruesas subraya la importancia de ser selectivos —entre clases de activos y dentro de ellas— y la capacidad para adaptarse a los cambios en el entorno macroeconómico.

En cuanto al posicionamiento de la cartera, de cara a 2022, seguimos mostrando una visión positiva en renta variable. En consonancia con nuestras perspectivas seculares, anticipamos una considerable diferenciación a escala regional y sectorial en el futuro, lo que justifica la adopción de un enfoque más selectivo y dinámico. Nos centramos en el valor relativo entre regiones y sectores, así como en mantener suficiente flexibilidad para añadir riesgo a ámbitos de elevada convicción conforme la volatilidad en el mercado ofrezca oportunidades.

En mercados desarrollados, seguimos sobreponderando la renta variable estadounidense, en concreto los sectores de crecimiento cíclico. También contamos con exposición a renta variable japonesa, que suele contar con un colchón de valoración, así como mostrar sensibilidad con respecto al crecimiento cíclico. En nuestra opinión, la renta variable europea afronta mayores desafíos; en efecto, la combinación de una composición sectorial desfavorable, presiones sobre los precios energéticos y una creciente inquietud en torno a las perspectivas de la pandemia durante los meses de invierno constituye un significativo riesgo bajista para los mercados europeos a corto plazo.

En renta variable, preferimos en general, las tendencias seculares de crecimiento, como digitalización y sostenibilidad.
Oportunidades entre la transformación

En emergentes, seguimos mostrando optimismo en relación con determinadas exposiciones dentro de Asia. Al mismo tiempo, continuamos vigilando de cerca la evolución regulstoria en China y las cambiantes tensiones geopolíticas en la región. Seguimos manteniendo na sobreponderación en Asia, con énfasis en las tecnologías de hardware que desempeñarán una función fundamental en el crecimiento regional y mundial.

Desde una perspectiva sectorial, mostramos preferencia por las tendencias de crecimiento secular, como la digitalización y la sostenibilidad. En concreto, consideramos que los fabricantes de semiconductores, los proveedores de equipos de automatización para fábricas y los proveedores de soluciones de movilidad y energía ecológicas resultarán favorecidos, y prevemos que estos sectores representarán una parte importante de nuestras carteras. Complementamos este posicionamiento con posiciones que se beneficiarán de un entorno más inflacionario; compañías que, en nuestra opinión, cuentan con elevadas barrera de entrada y un sólido poder de fijación de precios y que pueden sacar partido de la inflación mediante la subida de precios, como las empresas de transporte mundiales.

Por lo que respecta a otras clases de activos, nuestras visión sobre tipos de interés, crédito y divisas presentan más matices en esta fase del ciclo. Prevemos que los rendimientos de la deuda pública tenderán al alza a lo largo del ciclo, conforme los bancos centrales suban tipos. Ahora bien, en el contexto de las carteras multiactivos, confiamos en el papel de la duración como elemento de diversificación. Por consiguiente, seguimos manteniendo cierta exposición a duración. Mantenemos una modesta sobreponderación en «TIPS» estadounidenses en las carteras multiactivos. Si bien los breakevens han subido considerablemente, todavía no descuentan plenamente, en nuestra opinión, una prima del riesgo de inflación apropiada, dado el potencial de un resultado de cola derecha en los próximos meses.

En crédito, creemos que la valoración del crédito corporativo alcanza niveles máximos y, en esta fase del ciclo, la rentabilidad económica residual tenderá a beneficiar más la renta variable que al crédito. Así pues, observamos escasas posibilidades de comprensión de diferenciales al margen de las oportunidades únicas identificadas por nuestros analistas de crédito. En cambio, consideramos que las titulizaciones siguen ofreciendo un valor atractivo, especialmente las hipotecas estadounidenses de no agencia, ya que los sólidos balances de los consumidores y un robusto mercado de vivienda contribuyen a la mejora de la calidad crediticia en niveles de diferenciales que nos parecen baratos con respecto a la deuda corporativa. Por último, en el mercado de divisas, el dólar estadounidense sigue pareciendo caro según nuestros modelos de valoración, sobre todo frente a las divisas de los mercados emergentes, aunque no deberíamos asumir que el billete verde está abocado a una depreciación en un entorno donde las economías emergentes y los bancos centrales siguen afrontando desafíos.

Prevemos mantener nuestra posición neutral en materias primas, pero seguimos vigilando los mercados en busca de oportunidades. Reconocemos que el «roll yield» positivo en las materias primas, como el petróleo, representa un factor de apoyo a las rentabilidades potenciales, pero las perspectivas generales dependen enormemente del equilibrio entre la oferta y la demanda a corto plazo. Por lo que respecta a los metales preciosos, creemos que el oro presenta una valoración bastante razonable en relación con los rendimientos reales.

Avisos Legales

London
PIMCO Europe Ltd
11 Baker Street
London W1U 3AH, England
+44 (0) 20 3640 1000

Dublin
PIMCO Europe GmbH Irish Branch,
PIMCO Global Advisors (Ireland)
Limited
3rd Floor, Harcourt Building 57B Harcourt Street
Dublin D02 F721, Ireland
+353 (0) 1592 2000

Munich
PIMCO Europe GmbH
Seidlstraße 24-24a
80335 Munich, Germany
+49 (0) 89 26209 6000

Milan
PIMCO Europe GmbH - Italy
Corso Matteotti 8
20121 Milan, Italy
+39 02 9475 5400

Zurich
PIMCO (Schweiz) GmbH
Brandschenkestrasse 41
8002 Zurich, Switzerland
Tel: + 41 44 512 49 10

La rentabilidad pasada no es garantía ni indicador fiable de resultados futuros.

Todas las inversiones conllevan un riesgo y pueden perder valor. La inversión en los mercados de renta fija conlleva riesgos, entre los que se incluyen los riesgos de mercado, de tipos de interés, de emisor, de crédito, de inflación y de liquidez. El valor de la mayoría de los instrumentos y las estrategias de renta fija se ve afectado por las variaciones de los tipos de interés. Los bonos y las estrategias de renta fija de duración más elevada tienden a ser más sensibles y volátiles que los valores con duraciones más cortas; el precio de los bonos baja, por lo general, cuando los tipos de interés suben, y los entornos de tipos de interés bajos incrementan este riesgo. La menor capacidad de las contrapartes de los bonos para satisfacer sus compromisos podría contribuir a reducir la liquidez del mercado e incrementar la volatilidad de los precios. En el momento del reembolso, las inversiones en renta fija pueden tener un valor superior o inferior a su coste inicial. Los bonos ligados a la inflación (ILB) emitidos por un gobierno son valores de renta fija cuyo principal se reajusta de forma periódica en función de la tasa de inflación; los ILB pierden valor cuando los tipos de interés reales aumentan. Los valores del Tesoro protegidos contra la inflación (Treasury Inflation-Protected Securities, TIPS) son ILB emitidos por el Gobierno de Estados Unidos. El valor de las acciones puede descender debido a las condiciones, tanto reales como supuestas, del mercado general, la economía y los diferentes sectores. Los bonos de titulización hipotecaria y los bonos de titulización de activos pueden ser sensibles a las variaciones de los tipos de interés y estar sujetos al riesgo de reembolso anticipado. Aunque en su mayoría están respaldados por algún tipo de aval público (gobiernos u organismos gubernamentales) o privado, no existe garantía de que los avalistas cumplan sus obligaciones. Las referencias a los bonos de titulizacion hipotecaria, tanto emitidos como no emitidos por agencias, se refieren a las hipotecas emitidas en Estados Unidos. Los fondos de inversión inmobiliaria (REIT) están sujetos a riesgos, como la generación de rentabilidades mediocres por parte del gestor, los cambios adversos en las leyes fiscales o la denegación del estatus «exento de impuestos» en el marco de la transferencia («pass-through») de los ingresos. Los valores de alto rendimiento (high yield) y con calificaciones inferiores entrañan mayores riesgos que sus homólogos con calificaciones más elevadas; por tanto, las carteras que invierten en ellos podrían estar sujetas a mayores niveles de riesgo de crédito y liquidez que las que no lo hacen. La inversión en valores denominados en moneda extranjera y/o domiciliados en el extranjero puede comportar un mayor riesgo debido a las fluctuaciones cambiarias, así como a los riesgos económicos y políticos, que podrían acentuarse en los mercados emergentes. Los tipos de cambio pueden sufrir fluctuaciones importantes en poco tiempo, lo que podría reducir la rentabilidad de una cartera. Las materias primas entrañan mayores riesgos, como riesgos de mercado, políticos, regulatorios y relativos a las condiciones naturales, y pueden no ser adecuadas para todos los inversores. La diversificación no garantiza la protección frente a una posible pérdida.

Las declaraciones relativas a las tendencias de los mercados financieros o las estrategias de cartera se fundamentan en las condiciones actuales del mercado, que pueden fluctuar. No existe garantía de que estas estrategias de inversión funcionen bien en todo tipo de condiciones de mercado ni de que resulten adecuadas para todos los inversores, y cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente durante periodos bajistas del mercado. Los inversores deben consultar a un profesional de inversiones antes de tomar una decisión de inversión. Las perspectivas y las estrategias están sujetas a cambios sin previo aviso.

Las previsiones, las estimaciones y cierta información contenida en este documento se basan en la investigación propia y no deben considerarse como asesoramiento de inversión, como una oferta o solicitud, ni como la compra o venta de cualquier instrumento financiero. Las previsiones y las estimaciones tienen ciertas limitaciones inherentes y, a diferencia de un dato de rentabilidad real, no reflejan la negociación efectiva, las restricciones de liquidez, las comisiones y/u otros costes. Además, las referencias a resultados futuros no deben interpretarse como una estimación o promesa de los resultados que puede obtener una cartera de clientes.

Los términos «barato» y «caro» , en la forma en la que se usan en el presente documento, se refieren a un valor o una clase de activos que se considera que se halla sustancialmente infravalorada o sobrevalorada en comparación con su media histórica y las expectativas futuras del gestor de inversiones. No se ofrece garantía alguna sobre los resultados futuros, ni tampoco se garantiza que una valoración generará un beneficio o protegerá frente a pérdidas.

PIMCO presta servicios exclusivamente a instituciones, intermediarios financieros e inversores institucionales cualificados. Los inversores particulares deben ponerse en contacto con su propio profesional financiero con el objeto de determinar las opciones de inversión más adecuadas para su situación financiera. Este material refleja las opiniones del gestor. Dichas opiniones están sujetas a cambios sin previo aviso. Este material se distribuye exclusivamente con fines informativos, y no debe considerarse como asesoramiento de inversión ni como una recomendación respecto a ningún valor, estrategia o producto de inversión. No es posible invertir directamente en un índice no gestionado.  La información incluida en el presente documento se ha obtenido de fuentes que se estiman fidedignas, aunque ello no puede garantizarse. Se prohíbe expresamente la reproducción de la presente publicación, en todo o en parte, con independencia del formato utilizado, así como la referencia a ella en cualquier otra publicación, sin previo permiso por escrito. PIMCO es una marca comercial propiedad de Allianz Asset Management of America L.P. en Estados Unidos y el resto del mundo. ©2021, PIMCO.

PIMCO