compass on top of a map
Perspectivas de Asignación de Activos

Inversión en el inicio del ciclo: Navegando el rebote del crecimiento

Vemos oportunidades de inversión en la recuperación económica, manteniendo el énfasis en la capacidad de resistencia de las carteras.

El Autor

Erin Browne

Portfolio Manager, Multi-Asset Strategies

Geraldine Sundstrom

Gestora de carteras, Asignación de activos

in-page

Opiniones sobre las clases de activos para las carteras multiactivos

Descargue el documento para conocer nuestro posicionamiento en las diferentes clases de activos.

Descargar PDF

Perspectivas en la asignación de activos

A pesar de los retos que ha planteado 2020, ha sido un año extraordinario para los mercados financieros. La pandemia mundial fue un cisne negro que provocó la mayor caída trimestral del PIB mundial y el mayor aumento del desempleo desde la Gran Depresión. El desplome de los mercados de acciones y de crédito fue uno de los más rápidos de la historia y se marcaron muchos otros récords: los precios del petróleo cayeron temporalmente a terreno negativo, la volatilidad (VIX) superó los niveles registrados durante los peores momentos de la crisis financiera mundial y los bancos centrales ampliaron en 7 billones de dólares sus balances, ya de por sí elevados.

Sin embargo, si el desplome del mercado no tuvo precedentes, tampoco los ha tenido la recuperación posterior. En resumen, nada ha sido normal en 2020, pero creemos que 2021 nos devolverá progresivamente a la normalidad. Gracias a los nuevos métodos de detección de la COVID-19, al rastreo de contactos y a las campañas de vacunación a gran escala, que reducirán la necesidad del distanciamiento social, el crecimiento económico debería recuperarse aún más. La mejora de los fundamentales debería resultar positiva para los mercados de riesgo y, sobre todo, para los activos cíclicos.

Estamos posicionados en nuestras carteras multi-activos para beneficiarnos de una recuperación en 2021.
Woman wearing face mask while browsing in store

Si echamos la vista atrás, hemos pasado abruptamente de un entorno de final de ciclo en diciembre de 2019 a un entorno de inicio de ciclo en diciembre de 2020. A finales de 2019, nos preocupaban la desaceleración del crecimiento, las valoraciones excesivas y los altos niveles de endeudamiento de las empresas. Aunque casi nadie, entre los que nos incluimos, predijo cómo se desarrollaría la pandemia en diferentes partes del mundo, sus consecuencias han transformado por completo la economía mundial en menos de un año. Esperamos que el crecimiento de los beneficios se acelere a medida que la economía mundial vaya entrando en la fase inicial del ciclo, aunque la velocidad y la fuerza de la recuperación siguen siendo muy inciertas, dadas las fuerzas contrapuestas que ejercen la débil actividad económica y unos estímulos monetarios y fiscales sin precedentes.

En 2021, esperamos que la recuperación económica mundial proporcione impulso a los activos de riesgo. En nuestras carteras multiactivos, continuamos sobreponderados en renta variable y en ciertas áreas de los mercados de crédito y hemos añadido exposición a sectores y regiones con una orientación más cíclica. No obstante, seguimos centrándonos en la diversificación y la resistencia de las carteras, ante un abanico de posibles cambios que será inusualmente amplio mientras no se resuelva la crisis sanitaria.

Anticipamos un fuerte aumento de los beneficios empresariales.
Buildings in London Financial District

Estado de la recuperación económica

La recuperación parece haberse afianzado, ya que la actividad económica mundial repuntó notablemente durante el tercer trimestre. Obviamente, la economía mundial aún no se encuentra fuera de peligro y, sin duda, la evolución de la pandemia influirá en la velocidad de la recuperación. El reciente aumento de los contagios subraya la precaria naturaleza de la crisis, pero las prometedoras noticias sobre el desarrollo y la aprobación de múltiples vacunas podrían acortar el calendario de las medidas de contención.

La política económica es otro factor clave de cambio que podría dar lugar a sorpresas tanto alcistas como bajistas. Ya se ha desencadenado un importante apoyo monetario y fiscal, ya que los encargados de la formulación de políticas se apresuraron a responder a principios de 2020 (véase la figura 1). Estas oportunas medidas de inyección de liquidez y alojamiento, como comentamos en nuestras perspectivas a mediados de año, ayudaron a calmar los mercados y catalizaron un fuerte repunte de los precios de los activos.

Gráfico 1: Los estímulos fiscales han sido sustanciales vs. tamaño de algunas de las principales economías

Estímulos fiscales de 2020, % PIB
El Gráfico 1 es un gráfico de barras que muestra los estímulos fiscales como porcentaje del PIB de EE. UU., la zona euro, Reino Unido, Japón y China. Los estímulos se dividen en dos componentes: medidas discrecionales y provisiones de liquidez. La zona euro registra la mayor cifra de estímulos fiscales como porcentaje del PIB (25%), principalmente en forma de provisiones de liquidez. Le siguen Reino Unido y EE. UU. con un 24,5% y un 21,4%, respectivamente. En el caso de EE. UU. los estímulos son mayoritariamente en forma de medidas discrecionales mientras que en Reino Unido responden sobre todo a provisiones de liquidez. A continuación se sitúan Japón y China, cuyos estímulos fiscales se canalizan principalmente por medio de medidas discrecionales.

Figura 1

 

Fuente: PIMCO, gobiernos y bancos centrales a 30 de noviembre de 2020. El gráfico ilustra los estímulos fiscales aprobados en 2020 como porcentaje del producto interior bruto de cada país o región.
Nota: Las cifras son previsiones para 2020 e incluyen tanto las políticas anunciadas como esperadas. Las medidas discrecionales incluyen pagos directos a particulares y negocios, condonación de préstamos, aumento del gasto sanitario y rebajas fiscales. Las provisiones de liquidez incluyen préstamos garantizados,periodos de carencia, moratorias de impuestos y nuevos préstamos.

Creemos que harán falta más políticas de estímulo para respaldar lo que sigue siendo una recuperación frágil. La política monetaria se ve limitada por unos tipos de interés cercanos a cero en la mayor parte del mundo desarrollado, por lo que esta responsabilidad recaerá en la política fiscal. La transición de la política monetaria a la fiscal está muy avanzada, y la magnitud y el alcance de la respuesta fiscal tendrán importantes consecuencias tanto para la recuperación económica como para los precios de los activos.

Creemos que las respuestas de política fiscal mostrarán importantes divergencias entre las distintas regiones y países como reflejo de las diferentes necesidades, capacidad y apetito político. En EE. UU., los resultados electorales apuntan a un Congreso dividido, ya que es probable que los republicanos mantengan la mayoría en el Senado, a la espera de la segunda vuelta que se celebrará en Georgia a principios de enero. El partido que controle el Senado contará con una escasa mayoría, por lo que la aprobación de leyes seguirá dependiendo de que se alcancen compromisos. El resultado de las elecciones reduce la posibilidad de un gran acuerdo, por lo que pensamos que la política fiscal se centrará en un paquete de ayudas contra la COVID-19 relativamente modesto y en la inversión en infraestructuras.

En Europa, esperamos que la política fiscal continúe siendo expansiva con respecto a los niveles previos a la pandemia, aunque es probable que los gobiernos retiren en 2021 gran parte de las medidas discrecionales relacionadas con la crisis sanitaria. Esto es algo muy distinto de las políticas de austeridad procíclicas que se adoptaron en la zona euro tras las crisis de 2008–09 y de 2011–12. Además, las ayudas del Fondo de Recuperación deberían proporcionar cierto impulso el año que viene, sobre todo entre los países de la periferia de la zona euro y Europa del Este.

En Japón, la política fiscal probablemente seguirá siendo acomodaticia y esperamos estímulos adicionales equivalentes a, aproximadamente, un 3% del PIB en forma de gasto discrecional que se centrará en el sector servicios/inversión pública durante un periodo de 15 meses (de enero de 2021 a marzo de 2022). En un escenario negativo, podrían aprobarse más estímulos fiscales para respaldar el crecimiento.

Nuestro escenario principal es que la economía mundial continuará recuperándose en 2021 y que ganará fuerza después de que gran parte de la población haya sido vacunada y el mundo vuelva a un distanciamiento social normal. Sin embargo, en PIMCO anticipamos un «largo ascenso» con posibles baches en el camino y creemos que la producción mundial podría tardar hasta dos años en alcanzar los niveles previos a la pandemia. Los dos factores clave – la contención del virus y el apoyo de la política fiscal – influirán de forma decisiva en el proceso de recuperación.

Temas de asignación de activos para 2021

En nuestras perspectivas de asignación de activos de mitad de año, observamos que, pese a la conmoción que había sufrido la economía real, las valoraciones de los activos de riesgo parecían razonables, teniendo en cuenta el impacto de unas menores tasas de descuento y las medidas de política extraordinaria. Además, defendíamos una postura moderadamente favorable al riesgo en las carteras multiactivos, centrada en sectores resistentes y de alta calidad, dado el amplio abanico de posibles escenarios. Este sigue siendo uno de los temas clave de nuestras carteras multiactivos, dadas las incertidumbres a corto plazo y las continuas disrupciones estructurales (ver nuestras Perspectivas seculares, «La disrupción se intensifica»).

Los inversores deberían considerar la posibilidad de centrarse en sectores de mayor calidad y capacidad de recuperación, dada la variedad de posibles escenarios económicos.
aerial view of 2 people working together

Ahora que ya han pasado las elecciones estadounidenses y que hay buenas noticias sobre las vacunas, hemos empezado a posicionar nuestras carteras multiactivos para que se beneficien de la recuperación cíclica. Por supuesto, el tamaño de las posiciones debe determinarse con cuidado, ya que las condiciones económicas podrían empeorar si los esfuerzos por contener el virus no tienen el éxito esperado o si el calendario de disponibilidad masiva de las vacunas se retrasa.

Renta variable vs. crédito

A medida que la actividad empresarial se recupere en 2021, anticipamos un fuerte aumento de los beneficios empresariales (Gráfico 2). El mayor crecimiento de beneficios resulta positivo tanto para las acciones como para el crédito, pero supondrá un factor de impulso más importante para los mercados de renta variable. Por eso, los mercados de renta variable han generado históricamente mayores rentabilidades ajustadas al riesgo durante las primeras fases del ciclo económico.

Gráfico 2: Una mayor actividad económica suele resultar positiva para el crecimiento de los beneficios empresariales

Crecimiento de beneficios vs. ciclo de manufactura mundial
El Gráfico 2 es un gráfico de líneas que compara el crecimiento de los beneficios con la evolución del índice JP Morgan Global Manufacturing PMI desde 1995. El crecimiento de beneficios está representado por el MSCI ACWI, un índice compuesto por valores de gran y mediana capitalización de mercados desarrollados y emergentes. El gráfico muestra que la manufactura mundial suele adelantarse al crecimiento de beneficios. Ambos sufrieron bruscas caídas durante las recesiones de 2001 y 2008-2009, que vinieron seguidas de fuertes rebotes. El índice de la manufactura global ha vuelto recientemente a terreno positivo. Estimamos que los beneficios empresariales también lo harán y que crecerán cerca de un 25% en 2021 tras desplomarse en 2020.

Figura 2

 

Fuente: MSCI, estimaciones de FactSet,Bloomberg y cálculos de PIMCO a 31 de octubre de 2020.

En el actual entorno macroeconómico, creemos que la renta variable está barata en comparación con el crédito corporativo. Una manera de medir esto es mediante la diferencia relativa entre la rentabilidad de los beneficios de la renta variable y el diferencial de los bonos corporativos. Por lo general, la rentabilidad de los beneficios debería cotizar con prima frente a diferenciales de crédito: las inversiones en renta variable son más sensibles a la volatilidad de los beneficios y, por lo tanto, los inversores deberían ser compensados por el riesgo de que los beneficios disminuyan. Ahora mismo, el diferencial de rentabilidad de los beneficios, tanto para la renta variable estadounidense como global, roza el nivel medio de los últimos cinco años. Sin embargo, la renta variable resulta más atractiva que el crédito en un entorno en el que el crecimiento de los beneficios se verá impulsado por la recuperación económica.

Si bien esperamos que el crecimiento mundial se recupere en 2021, también esperamos que los bancos centrales de los mercados desarrollados respondan gradualmente a la mejora del contexto macroeconómico. A principios de este otoño, la Reserva Federal de EE. UU. completó una revisión de su marco de políticas y concluyó que la tasa de desempleo sola ya no será un impulsor suficiente para subir los tipos de interés. A partir de ahora, la Reserva Federal también requerirá que la inflación esté por encima o dentro del objetivo de inflación del 2% para subir los tipos. El compromiso de la Reserva Federal de superar su objetivo de inflación es favorable a las acciones, que resultan atractivas dado lo que probablemente sea un período prolongado de rendimientos reales negativos o bajos.

Temas en renta variable

La recuperación de la actividad y la persistente mejora de los beneficios corporativos deberían respaldar el rebote de los activos sensibles al ciclo (Gráfico 3), que se han quedado por detrás de los líderes del mercado, como las grandes tecnológicas, desde que el mercado tocó fondo en marzo. Buscamos activamente oportunidades para capitalizar este tema, pero seguimos seleccionando cuidadosamente dónde obtenemos la exposición cíclica deseada. La recuperación de la producción mundial debería fomentar sectores como industriales, materiales y semiconductores. Los estímulos fiscales dirigidos y la recuperación del mercado laboral deberían impulsar el ahorro personal y el consumo, lo que beneficia a sectores como vivienda y bienes duraderos. Sin embargo, mantenemos la prudencia con respecto al transporte y la hostelería, cuyos beneficios podrían resentirse durante años. Por regiones, esperamos que la renta variable de orientación cíclica, como la japonesa y la de determinados mercados emergentes, se beneficie de la recuperación a medida que avance 2021 (Gráfico 4).

Gráfico 3: Los sectores cíclicos tienden a comportarse mejor en las primeras fases de la recuperación

El Gráfico 3 es un gráfico de líneas que ilustra la variación interanual de la tasa de crecimiento de beneficios del índice MSCI ACWI y, por otro lado, la variación interanual de los beneficios del componente cíclico del índice con respecto al componente defensivo.  Ambas líneas han fluctuado con el tiempo, llegando a registrar tantos tasas de crecimiento como caídas iguales o superiores al 30%; el MSCI ACWI sufrió pérdidas cercanas al 40% durante la crisis financiera de 2008-2009. En el mismo periodo, los sectores cíclicos tendieron a superar a los sectores defensivos y, con frecuencia, al índice general durante las primeras fases de una recuperación económica (como a finales de 2009 y 2010, por ejemplo). Podría darse una tendencia similar entre finales de 2020 y 2021.

Figura 3

 

Fuente: MSCI, estimaciones de FactSet y cálculos de PIMCO a 31 de octubre de 2020.
Los sectores cíclicos abarcan automóviles, bancos, bienes de capital, bienes duraderos, servicios financieros diversificados, energía, materiales, medios de comunicación, semiconductores, transporte.
Los sectores defensivos abarcan suministros públicos, servicios de telecomunicaciones, distribución de alimentos y productos de consumo básico, alimentación/bebidas/tabaco, productos para el hogar, farmacia y biotecnología, equipos y servicios sanitarios.

Gráfico 4: Composición sectorial por región: Japón y los mercados emergentes están más orientados al ciclo

El Gráfico 4 es una tabla que desglosa el peso de los sectores cíclicos y defensivos del MSCI ACWI por región. Como muestra la tabla, Japón y los mercados emergentes registran los porcentajes más elevados de acciones cíclicas: un 55% y un 53%, respectivamente. A continuación se sitúan Europa y Reino Unido, con un 48% y un 42%, respectivamente, seguidos de EE. UU., con un 36%, y China, con un 28%.

Figura 4

 

Fuente: MSCI ACWI a 30 de noviembre de 2020

Además de aumentar nuestra exposición a riesgo cíclico, seguimos buscando oportunidades en sectores que puedan beneficiarse de la disrupción a largo plazo, ya que esperamos que estas áreas reciban grandes inversiones y gocen de una mayor demanda durante los próximos años. Estos sectores incluyen empresas tecnológicas, que se ven respaldadas por robustos fundamentales y se beneficiarán de las tendencias estructurales que ha acelerado la pandemia. EE. UU. y China continúan liderando el sector tecnológico mundial y, por lo tanto, siguen centrando nuestra atención, pero también intentamos explotar temas presentes en otras regiones, como la energía verde en Europa y la automatización en Japón.

Temas en crédito

Los diferenciales de crédito se han estrechado notablemente desde marzo y abril y, aunque creemos que el crédito resulta menos atractivo que la renta variable en términos relativos, vemos oportunidades en ciertos segmentos.

Los inversores deberían considerar la posibilidad de centrarse en sectores de mayor calidad y capacidad de recuperación, dada la variedad de posibles escenarios económicos.
street with 3 small houses

En crédito corporativo, los sectores se están recuperando a diferentes ritmos, según como les haya afectado la pandemia. Mantenemos la prudencia en crédito high yield, sobre todo en áreas que pueden sufrir problemas de financiación en la segunda oleada de COVID-19, pero vemos valor en sectores y emisores investment grade de alta calidad. Seguimos decantándonos por el crédito inmobiliario (residencial), sobre todo en EE. UU., que presenta unos fundamentales robustos: el mercado de la vivienda ha resistido la crisis del coronavirus gracias a unas buenas condiciones de partida (bajos niveles de endeudamiento y balance saneado de los consumidores) y el sector se ha beneficiado de los bajos tipos de interés, las políticas de mitigación de pérdidas y la escasa oferta. La deuda hipotecaria estadounidense sigue reflejando cierta incertidumbre sobre las consecuencias de la morosidad y los periodos de carencias, y las titulizaciones hipotecarias de No-agencia no han recibido el respaldo explícito de la Fed, así que estamos encontrando buenas oportunidades en estas áreas. En mercados emergentes, vemos oportunidades interesantes, pero preferimos tener exposición a través de instrumentos más líquidos.

En general, preferimos mantener una sobreponderación moderada a activos de riesgo, tanto acciones como crédito, en nuestras carteras multiactivos. Aunque las valoraciones parecen caras en términos absolutos, los bajos tipos de interés, el respaldo político y un mayor crecimiento de beneficios deberían ser factores de apoyo en un horizonte cíclico. Además, el entorno de bajas rentabilidades podría proporcionar impulso a los activos de riesgo, gracias a la mayor demanda por parte de los inversores, que se enfrentan a la difícil decisión de asumir más riesgo o reducir sus objetivos de rentabilidad.

Principales riesgos e instrumentos de diversificación

Aunque nos estamos posicionando para aprovechar la recuperación cíclica, sigue siendo esencial construir carteras que puedan soportar diversos escenarios económicos. El mayor riesgo a corto plazo es que los esfuerzos por contener el virus frenen la recuperación económica. Si continúan aumentando los contagios, los gobiernos podrían tener que tomar decisiones difíciles y restablecer o prorrogar las medidas de confinamiento. Además, pese a los avances logrados en el desarrollo de una vacuna, el calendario para la fabricación y la distribución masivas sigue siendo incierto.

Creemos que la diversificación y la cobertura contra el riesgo y la inflación serán fundamentales para construir carteras resistentes.
U.S. Treasury building

Creemos que la duración de alta calidad seguirá siendo una fuente fiable de diversificación frente a un posible shock de crecimiento, a pesar de que las rentabilidades se encuentran en niveles históricamente bajas. Los bonos del Tesoro estadounidense tienen más margen de apreciación que la mayoría de los bonos gubernamentales de mercados desarrollados y probablemente seguirán siendo el activo preferido en caso de una huida hacia la calidad; por eso nuestras carteras multiactivos continúan sobreponderadas en treasuries. También nos decantamos por los bonos gubernamentales de ciertos mercados emergentes, como Perú y China, que ofrecen una mayor rentabilidad y han mostrado un buen comportamiento en momentos de aversión al riesgo, como forma de añadir diversificación a la cartera (Gráfico 5).

Gráfico 5: La duración de la deuda emergente de mayor calidad ha aportado diversificación durante las correcciones en renta variable

El Gráfico 5 es una tabla que recoge las rentabilidades de la deuda local emergente de alta calidad durante las correcciones sufridas por la renta variable global. Por ejemplo, entre septiembre de 2008 y febrero de 2009, las acciones globales perdieron un 44%, mientras que la deuda emergente de alta calidad ganó un 15,5%, casi el doble del 7,6% que ganaron los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años. Durante las correcciones del mercado de febrero y marzo de 2020, la deuda emergente de alta calidad rindió un 4,3%, frente al 5,6% que se anotaron los treasuries a 10 años.

Figura 5

 

Fuente: Bloomberg y PIMCO a 30 de noviembre de 2020. La renta variable global está representada por el índice MSCI ACWI. La deuda local de mercados emergentes de alta calidad está representada por Hungría, Singapur, Polonia, República Checa, Israel, Corea del Sur, Tailandia, China, Chile y Malasia. Los países emisores cuentan con una calificación de grado de inversión otorgada, como mínimo, por S&P, Moody’s o Fitch.

Otro riesgo potencial es que la inflación sorprenda al alza. Nuestra expectativa es que la inflación global seguirá siendo moderada a corto plazo, porque los efectos de la pandemia (menor demanda de los consumidores, precios de la energía más bajos y más desempleo) mantienen los precios de los productos bajo control. Sin embargo, los ingentes estímulos fiscales, el fuerte aumento de la deuda gubernamental y la postura acomodaticia de los bancos centrales podrían provocar un aumento de la inflación en el mundo poscovid (Gráfico 6). Aunque la futura combinación de políticas fiscales y monetarias resultará crucial para determinar qué camino seguirá la inflación a largo plazo, creemos que los riesgos muestran un sesgo alcista.

Gráfico 6: Expectativas de inflación a largo plazo de EE. UU., Japón y la zona euro

El Gráfico 6 es un gráfico de barras que compara las expectativas de inflación a largo plazo de EE. UU., Europa y Japón. La tasa de inflación implícita a cinco años, dentro de cinco años, que mide la inflación media esperada para un periodo de cinco años que empezaría dentro de cinco años, estima una inflación del 1,8% para EE.–UU. En comparación, las expectativas de inflación que mide la tasa swap a cinco años, dentro de cinco años, para cada región, estima una inflación del 1,2% para Europa y del 0,1% para Japón.

Figura 6

 

Fuente: Bloomberg a 30 de noviembre de 2020. Las expectativas de inflación de EE. UU. se basan en la tasa de inflación implícita a 5 años; la inflación europea se basa en la tasa swap de inflación a 5 años, dentro de 5 años; la inflación japonesa se basa en la tasa swap de inflación a 5 años, dentro de 5 años.

Esta dinámica se ha traducido en valoraciones atractivas para muchos activos ligados a la inflación y creemos que es un buen momento para añadir coberturas contra la inflación en las carteras multiactivos. Nos centramos en activos que puedan actuar como cobertura contra la inflación pero que también aporten diversificación ante un posible deterioro de las condiciones económicas, por ejemplo, los bonos ligados a la inflación, que ofrecen una cobertura directa contra la inflación pero que también se benefician de las caídas de los tipos de interés reales. También opinamos que el oro representa una buena fuente de valor a largo plazo con una baja correlación con los activos de riesgo tradicionales. (Hablamos sobre las valoraciones del oro en este reciente artículo del blog ). Evitamos activos reales más sensibles al crecimiento, – como las materias primas energéticas –, ya que esperamos una recuperación económica gradual con importantes riesgos a la baja y rentabilidades reales bajas o negativas durante los próximos años.

Conclusiones

A medida que nos acercamos al final de un año histórico, son muchos los que esperan que 2021 sea más tranquilo. En PIMCO, creemos que la economía mundial continuará recuperándose en 2021. Nuestro escenario principal es que la recuperación será gradual, pero la evolución de la pandemia y la magnitud de las medidas de apoyo adicionales para las frágiles economías podrían ralentizar o acelerar la recuperación.

En este entorno, nos mostramos favorables al riesgo en las carteras multiactivos, con una preferencia por las acciones frente a otros activos de riesgo. Hemos aumentado nuestra exposición a sectores y regiones con una orientación cíclica que podrían beneficiarse de la progresiva reactivación económica, mientras que seguimos centrándonos en industrias en las que los avances tecnológicos probablemente den lugar a disrupciones en un horizonte a 3-5 años.

Es probable que el sector de la tecnología se beneficie de la disrupción en el largo plazo.
man and woman wearing VR goggles

Identificamos dos grandes riesgos para nuestro posicionamiento –un menor crecimiento y el aumento de la inflación– y nos estamos centrando en protegernos. Creemos que la renta fija tradicional seguirá siendo una fuente fiable de diversificación frente a un posible shock de crecimiento, pero los bajos tipos de interés y el riesgo de una sorpresa de inflación exigen que ampliemos el abanico de instrumentos con los que diversificar nuestra exposición.

En nuestra opinión, los inversores deberían plantearse construir carteras que puedan beneficiarse de un entorno más tranquilo en 2021, pero que también estén lo suficientemente diversificadas para resistir ante cualquier imprevisto que pueda surgir.

Avisos Legales

London
PIMCO Europe Ltd
11 Baker Street
London W1U 3AH, England
+44 (0) 20 3640 1000

Dublin
PIMCO Europe GmbH Irish Branch,
PIMCO Global Advisors (Ireland)
Limited
3rd Floor, Harcourt Building 57B Harcourt Street
Dublin D02 F721, Ireland
+353 (0) 1592 2000

Munich
PIMCO Europe GmbH
Seidlstraße 24-24a
80335 Munich, Germany
+49 (0) 89 26209 6000

Milan
PIMCO Europe GmbH - Italy
Corso Matteotti 8
20121 Milan, Italy
+39 02 9475 5400

Zurich
PIMCO (Schweiz) GmbH
Brandschenkestrasse 41
8002 Zurich, Switzerland
Tel: + 41 44 512 49 10

PIMCO Europe Ltd (número de empresa 2604517) está autorizada y regulada por la Financial Conduct Authority (12 Endeavour Square, London E20 1JN) en el Reino Unido. Los servicios ofrecidos por PIMCO Europe Ltd no están disponibles para inversores individuales, que no deben confiar en esta comunicación, sino ponerse en contacto con su asesor financiero. PIMCO Europe GmbH (Compañía No. 192083, Seidlstr. 24-24a, 80335 Munich, Alemania), la sucursal italiana de PIMCO Europe GmbH (Compañía No. 10005170963), la sucursal irlandesa de PIMCO Europe GmbH  (Compañía No. 909462), la sucursal de PIMCO Europe GmbH en el Reino Unido (número de empresa BR022803), la sucursal española de PIMCO Europe GmbH (NIF W2765338E) y están autorizadas y reguladas por la Autoridad Federal de Supervisión Financiera alemana (BaFin) (Marie- Curie-Str. 24-28, 60439 Frankfurt am Main) en Alemania de acuerdo con el artículo 32 de la Ley de Banca de Alemania (KWG). Las sucursales italiana, irlandesa, británicas y española están, asimismo, supervisadas por: (1) en el caso de la sucursal italiana, la Commissione Nazionale per le Società e la Borsa (CONSOB), de acuerdo con el artículo 27 de la Ley Financiera Refundida de Italia; (2) en el caso de la sucursal irlandesa: el Banco Central de Irlanda, de conformidad con el Reglamento 43 de la Unión Europea de 2017 relativo a los mercados de instrumentos financieros, en su versión modificada; (3) en el caso de la sucursal del Reino Unido: la Autoridad de Conducta Financiera; y (4) en el caso de la sucursal española, la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) de conformidad con las obligaciones contempladas en los artículos 168 y 203 al 224, así como con las obligaciones contenidas en el Título V, Sección I de la Ley del Mercado de Valores y en los artículos 111, 114 y 117 del Real Decreto 217/2008, respectivamente. Los servicios prestados por PIMCO Europe GmbH están disponibles únicamente para clientes profesionales, tal como se define este término en el artículo 67, apartado 2 de la Ley del Mercado de Valores alemana (WpHG). No están abiertos a inversores individuales, quienes no deberían tomar decisiones basándose en el contenido de esta comunicación. PIMCO (Schweiz) GmbH (registrada en Suiza, número de empresa CH-020.4.038.582-2). Los servicios ofrecidos por PIMCO (Schweiz) GmbH no están disponibles para inversores individuales, que no deben confiar en esta comunicación sino ponerse en contacto con su asesor financiero. Ninguna parte de esta publicación puede ser reproducida de ninguna forma, o mencionada en cualquier otra publicación, sin permiso expreso por escrito. PIMCO es una marca comercial propiedad de Allianz Asset Management of America L.P. en Estados Unidos y el resto del mundo. © 2021, PIMCO.

Las rentabilidades pasadas no garantizan ni son un indicador fiable de las rentabilidades futuras.

Todas las inversiones conllevan un riesgo y pueden perder valor. La inversión en los mercados de renta fija conlleva riesgos, entre los que se incluyen los riesgos de mercado, de tipos de interés, de emisor, de crédito, de inflación y de liquidez. El valor de la mayoría de los instrumentos y las estrategias de renta fija se ve afectado por las variaciones de los tipos de interés. Los bonos y las estrategias de renta fija de duración más elevada tienden a ser más sensibles y volátiles que los valores con duraciones más cortas; el precio de los bonos baja, por lo general, cuando los tipos de interés suben, y los entornos de tipos de interés bajos incrementan este riesgo. La menor capacidad de las contrapartes de los bonos para satisfacer sus compromisos podría contribuir a reducir la liquidez del mercado e incrementar la volatilidad de los precios. En el momento del reembolso, las inversiones en renta fija pueden tener un valor superior o inferior a su coste inicial. Los valores de deuda soberana suelen estar respaldados por el gobierno que los emite. Las obligaciones emitidas por agencias y organismos de la Administración de Estados Unidos cuentan con distintos grados de apoyo, pero en general no están respaldadas por el crédito y la solvencia plenos del Gobierno federal estadounidense. Las carteras que invierten en tales valores no están garantizadas y su valor podrá fluctuar. Los bonos ligados a la inflación (ILB) emitidos por un gobierno son valores de renta fija cuyo principal se reajusta de forma periódica en función de la tasa de inflación; los ILB pierden valor cuando los tipos de interés reales aumentan. El valor de las acciones puede descender debido a las condiciones, tanto reales como supuestas, del mercado general, la economía y los diferentes sectores. Los bonos de titulización hipotecaria y los bonos de titulización de activos pueden ser sensibles a las variaciones de los tipos de interés y estar sujetos al riesgo de reembolso anticipado. Aunque en su mayoría están respaldados por algún tipo de aval público (gobiernos u organismos gubernamentales) o privado, no existe garantía de que los avalistas cumplan sus obligaciones. Los fondos de inversión inmobiliaria (REIT) están sujetos a riesgos, como la generación de rentabilidades mediocres por parte del gestor, los cambios adversos en las leyes fiscales o la denegación del estatus «exento de impuestos» en el marco de la transferencia («pass-through») de los ingresos. Los valores de alto rendimiento (high yield) y con calificaciones inferiores entrañan mayores riesgos que sus homólogos con calificaciones más elevadas; por tanto, las carteras que invierten en ellos podrían estar sujetas a mayores niveles de riesgo de crédito y liquidez que las que no lo hacen. La inversión en valores denominados en moneda extranjera y/o domiciliados en el extranjero puede comportar un mayor riesgo debido a las fluctuaciones cambiarias, así como a los riesgos económicos y políticos, que podrían acentuarse en los mercados emergentes. Los tipos de cambio pueden sufrir fluctuaciones importantes en poco tiempo, lo que podría reducir la rentabilidad de una cartera. Las materias primas entrañan mayores riesgos, como riesgos de mercado, políticos, regulatorios y relativos a las condiciones naturales, y pueden no ser adecuadas para todos los inversores. La diversificación no garantiza la protección frente a una posible pérdida.La calidad crediticia de un título concreto o de un conjunto de títulos no garantiza la estabilidad ni la protección de la cartera en su conjunto. 

El riesgo de gestión es el riesgo de que las técnicas de inversión y los análisis de riesgo aplicados por el gestor de inversiones no produzcan los resultados deseados y que determinadas políticas o eventos puedan afectar las técnicas de inversión disponibles para el gestor en relación con la gestión de la estrategia.No existe garantía de que estas estrategias de inversión funcionen bien en todo tipo de condiciones de mercado ni de que resulten adecuadas para todos los inversores, y cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente durante periodos bajistas del mercado. Los inversores deben consultar a un profesional de inversiones antes de tomar una decisión de inversión.

Las previsiones, las estimaciones y cierta información contenida en este documento se basan en la investigación propia y no deben considerarse como asesoramiento de inversión, como una oferta o solicitud, ni como la compra o venta de cualquier instrumento financiero. Las previsiones y las estimaciones tienen ciertas limitaciones inherentes y, a diferencia de un dato de rentabilidad real, no reflejan la negociación efectiva, las restricciones de liquidez, las comisiones y/u otros costes. Además, las referencias a resultados futuros no deben interpretarse como una estimación o promesa de los resultados que puede obtener una cartera de clientes.Los términos «barato» y «caro» , en la forma en la que se usan en el presente documento, se refieren a un valor o una clase de activos que se considera que se halla sustancialmente infravalorada o sobrevalorada en comparación con su media histórica y las expectativas futuras del gestor de inversiones. No se ofrece garantía alguna sobre los resultados futuros, ni tampoco se garantiza que una valoración generará un beneficio o protegerá frente a pérdidas.Una moneda considerada un «refugio seguro» es una moneda que se considera de bajo riesgo debido a la estabilidad del gobierno emisor y la solidez de la economía subyacente. Todas las inversiones conllevan un riesgo y pueden perder valor.

La correlación es una medida estadística de cómo se mueven dos títulos, cada uno con respecto al otro. La duración es la medida de la sensibilidad del precio de un bono a los tipos de interés y se expresa en años.

PIMCO presta servicios exclusivamente a instituciones, intermediarios financieros e inversores institucionales cualificados. Los inversores particulares deben ponerse en contacto con su propio profesional financiero con el objeto de determinar las opciones de inversión más adecuadas para su situación financiera. Este material refleja las opiniones del gestor. Dichas opiniones están sujetas a cambios sin previo aviso. Este material se distribuye exclusivamente con fines informativos, y no debe considerarse como asesoramiento de inversión ni como una recomendación respecto a ningún valor, estrategia o producto de inversión. No es posible invertir directamente en un índice no gestionado.  La información incluida en el presente documento se ha obtenido de fuentes que se estiman fidedignas, aunque ello no puede garantizarse. Se prohíbe expresamente la reproducción de la presente publicación, en todo o en parte, con independencia del formato utilizado, así como la referencia a ella en cualquier otra publicación, sin previo permiso por escrito. PIMCO es una marca comercial propiedad de Allianz Asset Management of America L.P. en Estados Unidos y el resto del mundo. ©2020, PIMCO.
PIMCO
Small Spain Flag

ES

unidentified

[cambiar]

Suscribirse
Introduzca una dirección de correo electrónico válida