Lecciones de inversión

Bonos de alto rendimiento

Los bonos «high yield» o de alto rendimiento, definidos como bonos corporativos con una calificación inferior a BBB- o Baa3 otorgada por agencias de calificación crediticia consolidadas, pueden desempeñar un papel importante en numerosas carteras. Por regla general, ofrecen cupones más elevados que la deuda pública o los bonos corporativos de alta calidad. Asimismo, pueden revalorizarse en caso de una mejora en la economía o en la rentabilidad de la empresa emisora (evidentemente, si estas condiciones empeoran, los precios también pueden bajar). Puesto que el sector de alto rendimiento, en general, mantiene una escasa correlación con otros sectores del mercado de renta fija y es menos sensible al riesgo de tipos de interés, una asignación en esta clase de activos puede aportar ventajas de diversificación de la cartera. Además, desde una perspectiva histórica, las inversiones en bonos de alto rendimiento han ofrecido rentabilidades similares a las de los mercados de renta variable, pero con una volatilidad más baja.

¿Cuáles son las características esenciales de un bono de alto rendimiento?

Las agencias de calificación crediticia evalúan a los emisores de bonos y les asignan una nota. De los emisores, se valora su capacidad para pagar intereses y devolver el principal en las fechas previstas. Aquellos inversores que supuestamente presentan un mayor riesgo de incumplimiento en el pago de los intereses o la devolución del principal reciben una calificación inferior a investment grade (véase el gráfico 1). En consecuencia, esos emisores deben pagar cupones más elevados para convencer a los inversores de que adquieran sus bonos.

Aunque las calificaciones crediticias otorgadas por las agencias definen el mercado de alto rendimiento y muchos inversores confían en esas calificaciones a la hora de establecer las pautas de sus carteras, los inversores también pueden realizar de forma independiente análisis crediticios de los fundamentales de las empresas y de otros factores para alcanzar sus propias conclusiones sobre el riesgo de impago de un valor.

¿Quién emite bonos de alto rendimiento?

Hasta la década de los ochenta, los bonos de alto rendimiento no eran más que los bonos en circulación de los «ángeles caídos», a saber, empresas que antes gozaban de una calificación investment grade pero cuya calidad había sido degradada por debajo de esta categoría. Los bancos de inversión, encabezados por Drexel Burnham Lambert, lanzaron el mercado de alto rendimiento moderno en los ochenta con la venta de nuevos bonos de compañías con calificación inferior a investment grade, principalmente con el fin de financiar fusiones y adquisiciones o compras apalancadas.

Desde entonces, el mercado de alto rendimiento ha evolucionado y, hoy en día, gran parte de la deuda de alto rendimiento se utiliza con finalidades corporativas generales, como financiar necesidades de capital o consolidar y amortizar líneas de crédito bancarias. El sector de alto rendimiento, que en los ochenta y los noventa se concentraba principalmente en Estados Unidos, ha crecido considerablemente desde entonces a lo largo y ancho del planeta en términos de emisiones, valores en circulación e interés de los inversores.

Las nuevas emisiones de alto rendimiento pueden variar enormemente de un año a otro en función de las condiciones económicas y del mercado, y se expanden habitualmente con el crecimiento económico, cuando el apetito de los inversores por el riesgo suele aumentar, y se reducen durante las recesiones o en coyunturas de mercado en las que los inversores se muestran más prudentes.

El sector «high yield» abarca los bonos de alto rendimiento emitidos como tales originalmente y los bonos en circulación de ángeles caídos, que pueden tener una gran repercusión en el tamaño global del mercado si se rebaja la calidad crediticia de empresas grandes o de un elevado número de compañías a la categoría de alto rendimiento. Por el contrario, el sector puede contraerse cuando se revisa al alza la calidad de empresas del mercado con grado especulativo y estas pasan a formar parte del sector con calificación investment grade.

¿Por qué invertir en bonos de alto rendimiento?

Los bonos de alto rendimiento pueden ofrecer a los inversores una serie de ventajas potenciales, que van acompañadas de riesgos específicos. Los inversores pueden tratar de gestionar los riesgos en los bonos de alto rendimiento diversificando sus posiciones entre varios emisores, sectores y regiones geográficas, así como supervisando atentamente la salud financiera de cada emisor.

  • Diversificación – Los bonos de alto rendimiento suelen exhibir una escasa correlación con los sectores de renta fija con calificación investment grade, como los valores del Tesoro o la deuda corporativa de alta calidad, por lo que incorporar valores de alto rendimiento a una cartera de renta fija general puede mejorar la diversificación de la cartera. La diversificación no garantiza la protección frente a una posible pérdida, pero puede contribuir a reducir el riesgo global de la cartera y a mejorar la regularidad de la rentabilidad.
  • Mejora de los ingresos corrientes – Para atraer la inversión, los bonos de alto rendimiento suelen ofrecer rendimientos mucho más elevados que los de la deuda pública y los de muchos bonos corporativos con calificación investment grade. Los rendimientos medios del sector varían en función de la coyuntura económica; suelen subir en periodos bajistas en los que también aumenta el riesgo de impago (las compañías de alto rendimiento pueden verse más perjudicadas por unas condiciones de mercado desfavorables que las empresas con calificación investment grade). Por ejemplo, durante gran parte de los ochenta y los noventa, los bonos de alto rendimiento estadounidenses solían ofrecer entre 300 y 500 puntos básicos de rendimiento adicional en comparación con los valores del Tesoro estadounidense de vencimiento equivalente, según la Asociación del mercado de valores y los mercados financieros (SIFMA, por sus siglas en inglés). Sin embargo, tras la crisis crediticia de 2007–2008, el diferencial entre la deuda de alto rendimiento y la deuda pública era mucho mayor, y alcanzó máximos cercanos a los 2.000 puntos básicos.
  • Revalorización del capital – Un giro al alza de la economía o la mejora en la rentabilidad de la compañía emisora pueden tener un gran impacto en el precio de un bono de alto rendimiento. Esta revalorización del capital es un componente importante de todo enfoque de inversión orientado a la rentabilidad total. Entre los acontecimientos que pueden propiciar la apreciación de un bono se incluyen las revisiones al alza de la calificación crediticia, los anuncios de mejora en los beneficios, las fusiones o adquisiciones, los cambios en el equipo directivo, una dinámica positiva de productos o sucesos relacionados con el mercado. Evidentemente, si la salud financiera de un emisor empeora, las agencias de calificación pueden revisar a la baja la calidad de los bonos, lo que puede reducir su valor.
  • Potencial de rentabilidad a largo plazo similar al de la renta variable – Los bonos de alto rendimiento y la renta variable suelen responder de forma parecida a la coyuntura general del mercado, lo que puede dar lugar a perfiles de rentabilidad similares a lo largo de un ciclo de mercado completo. Sin embargo, la rentabilidad de los bonos de alto rendimiento tiende a ser menos volátil, puesto que el componente de ingresos de la rentabilidad habitualmente es mayor, lo que aporta una medida adicional de estabilidad. Además, la combinación de mayor rendimiento con el potencial de revalorización del capital (aunque menor que en el caso de la renta variable) conlleva que los bonos de alto rendimiento puedan ofrecer a largo plazo una rentabilidad similar a la de la renta variable. Asimismo, los tenedores de bonos tienen prioridad sobre los accionistas en la estructura de capital de una compañía en caso de quiebra o liquidación, por lo que los inversores en bonos de alto rendimiento tienen más posibilidades de recuperar su inversión que los inversores en renta variable.
  • Duración relativamente reducida – Uno de los motivos por los que los bonos de alto rendimiento a menudo tienen una duración reducida es que suelen tener vencimientos más breves. Normalmente se emiten con plazos de 10 años o menos y, con frecuencia, pueden amortizarse al cabo de cuatro o cinco años. En general, las cotizaciones de los bonos de alto rendimiento son mucho más sensibles a las perspectivas económicas y a los beneficios de las empresas que a las fluctuaciones diarias de los tipos de interés. En un entorno de tipos al alza, como cabría esperar en la fase de recuperación del ciclo económico, los bonos de alto rendimiento deberían rendir mejor que muchas otras clases de activos de renta fija. Dicho esto, el sector de alto rendimiento no necesita periodos económicos de gran esplendor; la mayor parte de los emisores pueden funcionar muy bien y seguir sirviendo a la perfección su deuda en un entorno de bajo crecimiento.

¿Cuáles son los riesgos?

En comparación con los bonos corporativos con calificación investment grade y con la deuda soberana, los bonos de alto rendimiento son más volátiles y presentan un mayor riesgo de impago de los emisores subyacentes. En momentos de dificultades económicas, los impagos pueden dispararse, por lo que esta clase de activos es más sensible a las perspectivas económicas que otros sectores del mercado de renta fija. Los bonos de alto rendimiento exhiben características tanto de la renta fija como de la renta variable, y pueden usarse como parte de una asignación diversificada de una cartera.

Relacionado

Sección : Categorías : Fecha : Expertos :
Restablecer todos
Estrategias Principales

PIMCO lanza el GIS Global Investment Grade Credit ESG Fund

PIMCO lanza el GIS Global Investment Grade Credit ESG Fund

El GIS Global Investment Grade Credit ESG Fund es el último product en incorporarse a la plataforma ESG de PIMCO, ofreciendo acceso a la estrategia líder en crédito mundial con calificación «investment grade» de PIMCO de forma compatible con la búsqueda del beneficio social.

Soluciones Destacadas

Todo tiene un límite: excesos y oportunidades en los préstamos corporativos

Todo tiene un límite: excesos y oportunidades en los préstamos corporativos

Para los inversores con horizontes temporales a más largo plazo que pueden tolerar los riesgos, las estrategias de crédito oportunistas podrían brindar beneficios de diversificación y un potencial de rentabilidad atractivo.

Soluciones Destacadas

Fortaleza en entornos débiles: 
Por qué las estrategias activas de alto rendimiento brillan con luz propia —y, sobre todo, en periodos bajistas

Fortaleza en entornos débiles: 
Por qué las estrategias activas de alto rendimiento brillan con luz propia —y, sobre todo, en periodos bajistas

Puede que la gestión pasiva dé sus frutos en el universo de renta variable, pero nuestros análisis muestran que la renta fija es diferente, incluidos los mercados de alto rendimiento.

Avisos Legales

Las rentabilidades pasadas no garantizan ni son un indicador fiable de las rentabilidades futuras. Todas las inversiones conllevan un riesgo y pueden perder valor. Los valores high-yield y con calificaciones inferiores entrañan mayores riesgos que sus homólogos con calificaciones más elevadas; por tanto, las carteras que invierten en ellos podrían estar sujetas a mayores niveles de riesgo de crédito y liquidez que las que no lo hacen. La inversión en los mercados de renta fija conlleva riesgos, entre los que se incluyen los riesgos de mercado, de tipos de interés, de emisor, de crédito, de inflación y de liquidez. El valor de la mayoría de los instrumentos y las estrategias de renta fija se ve afectado por las variaciones de los tipos de interés. Los instrumentos y las estrategias de renta fija de duración más elevada tienden a ser más sensibles y volátiles que los valores con duraciones más cortas; el precio de los bonos baja, por lo general, cuando los tipos de interés suben, y el entorno actual de tipos de interés bajos incrementa este riesgo. La actual menor capacidad de las contrapartes de los bonos para satisfacer sus compromisos podría contribuir a reducir la liquidez del mercado e incrementar la volatilidad de los precios. En el momento del reembolso, las inversiones en renta fija pueden tener un valor superior o inferior a su coste inicial. La calidad crediticia de un título concreto o de un conjunto de títulos no garantiza la estabilidad ni la protección de la cartera en su conjunto. Se recomienda a los inversores que consulten a su profesional de inversión antes de tomar cualquier decisión de inversión.

La correlación de los distintos índices o valores entre sí o respecto de la inflación se basa en los datos recabados durante un periodo determinado. Tales correlaciones pueden variar sustancialmente en el futuro o en periodos distintos, lo que puede generar mayor volatilidad.

El índice BofA Merrill Lynch U.S. High Yield, BB-B Rated, Constrained reproduce la evolución de la deuda corporativa denominada en dólares estadounidenses con calificación BB-B y públicamente negociada en el mercado interno de EE. UU. La ponderación de los bonos aptos se determina en función de su capitalización, siempre y cuando la asignación total a un emisor individual (definido por tickers Bloomberg) no supere el 2%. Los emisores que superen dicho límite se reducirán al 2%, y el valor nominal de cada uno de sus bonos se ajustará a prorrata. Del mismo modo, el valor nominal de los bonos del resto de los emisores por debajo del límite del 2% se aumentará a prorrata. El índice S&P 500 es un índice de mercado no gestionado que, en general, se considera representativo del mercado bursátil en su totalidad. El índice se concentra en el segmento de gran capitalización del mercado estadounidense de renta variable. No es posible invertir directamente en un índice no gestionado.

Este material refleja las opiniones de su autor, que no coinciden necesariamente con las de PIMCO. Dichas opiniones están sujetas a cambios sin previo aviso. Este material se distribuye exclusivamente con fines informativos, y no debe considerarse como asesoramiento de inversión ni como una recomendación respecto a ningún valor, estrategia o producto de inversión. La información incluida en el presente documento se ha obtenido de fuentes que se estiman fidedignas, aunque ello no puede garantizarse.

PIMCO
Small Spain Flag

ES

unidentified

[cambiar]

Suscribirse
Introduzca una dirección de correo electrónico válida