¿En qué consiste la rentabilidad total?

Muchas carteras de bonos se centran únicamente en el rendimiento, pero este no representa más que una parte de la rentabilidad de una cartera de renta fija. Además del rendimiento, los bonos también pueden proporcionar plusvalías del capital. El cálculo de rentabilidad que tiene en cuenta tanto los ingresos por intereses como las plusvalías se denomina «rentabilidad total». La definición que mejor describe las carteras de rentabilidad total de PIMCO es la de una estrategia de renta fija tradicional que pretende maximizar la revalorización de los precios y los ingresos corrientes manteniendo al mismo tiempo una volatilidad similar a la del índice. Recurrimos a los principales segmentos del mercado de renta fija para implementar una serie de estrategias diversificadas, entre las que se incluyen estrategias de rotación sectorial, posicionamiento en la curva de tipos y gestión de la duración. La duración se gestiona dentro de una horquilla moderada (de entre tres y seis años) con respecto de los índices del mercado de renta fija más generales.

Experiencia de PIMCO en rentabilidad total

Aplicaciones de la estrategia de rentabilidad real

Filosofía de inversión en la estrategia Total Return

Fuentes de valor añadido

Gestión y control de riesgos

Avisos Legales

Las rentabilidades pasadas no garantizan ni son un indicador fiable de las rentabilidades futuras. Todas las inversiones conllevan un riesgo y pueden perder valor. La inversión en los mercados de renta fija conlleva determinados riesgos, entre los que se incluyen los riesgos de mercado, de tipos de interés, de contraparte, de crédito y de inflación. Las estrategias de PIMCO recurren al uso de instrumentos derivados que podrían conllevar determinados costes y riesgos, entre otros, riesgos de liquidez, tipos de interés, mercado, crédito o gestión, así como el riesgo de que una posición no pueda cerrarse en las condiciones más ventajosas. Al invertir en instrumentos derivados se puede perder un importe mayor al invertido. La calidad crediticia de un título concreto o de un conjunto de títulos no garantiza la estabilidad ni la protección de la cartera en su conjunto. No existe garantía de que esta estrategia de inversión funcione bien en todo tipo de condiciones de mercado, y cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente durante periodos bajistas del mercado. La diversificación no garantiza la protección frente a una posible pérdida.

El índice Barclays Capital U.S. Aggregate representa los valores registrados en la SEC, sujetos a impuestos y denominados en dólares. Este índice cubre el mercado estadounidense de renta fija con calificación investment grade, y está compuesto por valores públicos y privados, valores hipotecarios de tipo pass-through y bonos de titulización de activos. Estos sectores principales se dividen en índices más específicos que se calculan y se publican periódicamente. No es posible invertir directamente en un índice no gestionado.