¿En qué consiste la estrategia StocksPLUS®?

StocksPLUS, una innovadora y exclusiva estrategia de gestión de renta variable lanzada por PIMCO en 1986, fue diseñada para generar una rentabilidad superior a la de un índice de referencia de renta variable específico y, al mismo tiempo, presentar un nivel de riesgo muy parecido al de ese mismo índice de referencia. La estrategia StocksPLUS (de tipo enhanced index) tiene por objetivo obtener los mejores resultados que puedan ofrecer la indexación pasiva y la gestión activa.

Al igual que la mayoría de las estrategias de índices pasivas, la exposición al mercado de renta variable en una cartera StocksPLUS será idéntica a la de su índice de referencia. Sin embargo, a diferencia de las estrategias de índices pasivas, StocksPLUS se esfuerza por proporcionar a los inversores una rentabilidad superior.

¿Por qué es especial la estrategia StocksPLUS? La estrategia combina la experiencia de PIMCO en gestión de renta fija mundial con las ventajas de una construcción que reúne «lo mejor de los dos mundos», lo que permite obtener exposición a la renta variable a través de derivados que están garantizados por una cartera de renta fija. Dado que la cartera de renta fija suele presentar una baja correlación con la renta variable y hace especial hincapié en la protección del capital, esta combinación permite a StocksPLUS mitigar la volatilidad de la exposición a la renta variable en unas condiciones de mercado cambiantes.

Aplicaciones de la estrategia StocksPLUS

Filosofía de inversión de StocksPLUS

Fuentes de valor añadido

Consideraciones importantes sobre el perfil de riesgo/rentabilidad con respecto al índice de referencia

Avisos Legales

Las rentabilidades pasadas no garantizan ni son un indicador fiable de rentabilidades futuras. Todas las inversiones conllevan un riesgo y pueden perder valor. La inversión en los mercados de renta fija conlleva determinados riesgos, entre los que se incluyen el riesgo de mercado, de tipos de interés, de contraparte, de crédito y de inflación. La inversión en valores no estadounidenses comporta un mayor riesgo debido a las fluctuaciones cambiarias, así como los riesgos económicos y políticos, que podrían acentuarse en los mercados emergentes. Los bonos de titulización hipotecaria y los bonos de titulización de activos pueden ser sensibles a las variaciones de los tipos de interés y estar sujetos al riesgo de reembolso anticipado. Aunque en su mayoría están respaldados por algún tipo de aval público (gobiernos u organismos gubernamentales) o privado, no existe garantía de que los avalistas cumplan sus obligaciones. Los valores de alto rendimiento (high yield) y con calificaciones inferiores entrañan mayores riesgos que sus homólogos con calificaciones más elevadas; por tanto, las carteras que invierten en ellos podrían estar sujetas a mayores niveles de riesgo de crédito y liquidez que las que no lo hacen. Las estrategias de PIMCO recurren al uso de instrumentos derivados que podrían conllevar determinados costes y riesgos, entre otros, riesgos de liquidez, tipos de interés, mercado, crédito o gestión, así como el riesgo de que una posición no pueda cerrarse en las condiciones más ventajosas. Al invertir en instrumentos derivados se puede perder un importe mayor al invertido. Los swaps son un tipo de instrumento derivado; si bien algunos swaps se negocian en cámaras de compensación, en general no existe una bolsa ni un mercado central para las operaciones de swaps y, por lo tanto, estos instrumentos son menos líquidos que los instrumentos cotizados. La calidad crediticia de un título concreto o de un conjunto de títulos no garantiza la estabilidad ni la protección de la cartera en su conjunto. No existe garantía de que estas estrategias de inversión funcionen bien en todo tipo de condiciones de mercado ni de que resulten adecuadas para todos los inversores, y cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente durante periodos bajistas del mercado. La diversificación no garantiza la protección frente a una posible pérdida.

El LIBOR (London Interbank Offered Rate) es el tipo de interés al que los bancos se conceden préstamos a corto plazo en eurodólares entre sí. No es posible invertir directamente en un índice no gestionado.