Bonos de mercados emergentes denominados en divisas locales: Parte integrante de la estrategia de mercados emergentes de PIMCO

Los países emergentes están en pleno proceso de maduración, aprovechando las reformas fundamentales emprendidas a lo largo de prácticamente las dos últimas décadas. En los últimos años, esta evolución se ha caracterizado por un continuo alejamiento de la desequilibrada dependencia de recursos externos, tanto en términos de demanda como de financiación. Como parte de esta tendencia, la aplicación de sólidas políticas presupuestarias y monetarias, la mayor flexibilidad de sus divisas, el crecimiento de los sistemas de pensiones privados y el aumento de la tasa de ahorro han permitido que los gobiernos desarrollen mercados internos de renta fija. Gracias a esos mercados de renta fija, los inversores pueden obtener exposición a los tipos de interés locales y a las divisas de los mercados emergentes, que, a juicio de PIMCO, constituyen importantes motores de rentabilidad en el contexto de los cambios que están produciéndose en el panorama económico mundial.

Los países emergentes no han salido indemnes de las perturbaciones que han consumido la economía mundial durante los dos últimos años. Sin embargo, su buena salud inicial (bajos niveles de endeudamiento público en comparación con crisis anteriores, sólidas posiciones presupuestarias, políticas monetarias creíbles y elevados niveles de reservas internacionales) les ha permitido abordar la crisis con estímulos presupuestarios y monetarios. Así pues, numerosos países lograron recuperarse con rapidez e incluso crecer durante la crisis. No obstante, a pesar del abandono progresivo de las políticas de expansión agresiva, los tipos de interés en estos países siguen siendo atractivos en general (en comparación con los de los mercados desarrollados) y ofrecen, además de un interesante rendimiento, el potencial de estrechamiento de los diferenciales.

La exposición a los bonos denominados en divisas locales también permite a los inversores beneficiarse del principal atractivo de las divisas emergentes. En la mayor parte del universo emergente, esta exposición sigue estando justificada por unos motivos que permanecen invariables: diferenciales de crecimiento e inflación favorables y sólida dinámica de la balanza de pagos. Además, pese a haberse recuperado de forma significativa en 2009, las valoraciones siguen siendo atractivas con respecto al valor razonable a largo plazo hacia el que tienden las divisas con el paso del tiempo. Las divisas de los mercados emergentes también ofrecen a los inversores cobertura frente a una posible debilidad del dólar estadounidense que, según las previsiones de PIMCO, facilitaría el reequilibrio de la actividad económica mundial.

Los mercados de bonos denominados en divisas locales no solo representan una nueva alternativa a los activos denominados en dólares estadounidenses en el universo emergente, sino también una clase de activos cada vez más líquida en manos de una base de inversores sumamente diversificada. Puesto que los países emergentes han incrementado sus emisiones de deuda denominada en sus propias divisas, siguiendo programas de gestión del pasivo y desarrollando mercados de capitales internos, las curvas de rendimiento locales se han ampliado y han aparecido nuevas oportunidades de inversión también a escala local. En consecuencia, los mercados de bonos denominados en monedas locales han mejorado su liquidez y, en algunos casos, son más líquidos que los mercados de deuda de países desarrollados.

La estrategia PIMCO Emerging Local Bond invierte principalmente en instrumentos de renta fija denominados en divisas de los mercados emergentes. En términos generales, PIMCO considera como «mercado emergente» cualquier país que no haya sido clasificado por el Banco Mundial como una economía de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) con renta alta durante los cinco últimos años consecutivos. No obstante, nos reservamos el derecho de invertir en países que muestran características de desarrollo propias de los mercados emergentes. El límite actual de la renta nacional bruta (RNB) per cápita establecido por el Banco Mundial asciende a 11.906 USD.

Experiencia de PIMCO en los bonos de mercados emergentes denominados en divisas locales

Función de los bonos de mercados emergentes denominados en divisas locales en una cartera

Filosofía de inversión en bonos de mercados emergentes denominados en divisas locales

Fuentes de valor añadido

Gestión y control de riesgos

Avisos Legales

Las rentabilidades pasadas no garantizan ni son un indicador fiable de las rentabilidades futuras. Todas las inversiones conllevan un riesgo y pueden perder valor. La inversión en los mercados de renta fija conlleva determinados riesgos, entre los que se incluyen el riesgo de mercado, de tipos de interés, de contraparte, de crédito y de inflación. La inversión en valores denominados en moneda extranjera y/o domiciliados en el extranjero puede comportar un mayor riesgo debido a las fluctuaciones cambiarias, así como a los riesgos económicos y políticos, que podrían acentuarse en los mercados emergentes. Los valores de deuda soberana están normalmente respaldados por el gobierno que los emite; las obligaciones de agencias y organismos de la Administración de Estados Unidos cuentan con distintos grados de apoyo pero en general no están respaldadas por el pleno crédito y la solvencia del Gobierno federal estadounidense; las carteras que invierten en tales valores no están garantizadas y su valor podrá fluctuar. Los tipos de cambio pueden fluctuar significativamente durante periodos breves de tiempo, lo que puede reducir la rentabilidad de una cartera.

Las estrategias de PIMCO recurren al uso de instrumentos derivados que podrían conllevar determinados costes y riesgos, entre otros, riesgos de liquidez, tipos de interés, mercado, crédito o gestión, así como el riesgo de que una posición no pueda cerrarse en las condiciones más ventajosas. Al invertir en instrumentos derivados se puede perder un importe mayor al invertido. Al invertir en instrumentos derivados se puede perder un importe mayor al invertido. No existe garantía de que estas estrategias de inversión funcionen bien en todo tipo de condiciones de mercado ni de que resulten adecuadas para todos los inversores, y cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente durante periodos bajistas del mercado. La diversificación no garantiza la protección frente a una posible pérdida.