Blog

COVID‑19: Las repercusiones podrían empeorar antes de mejorar

La historia nos enseña que las epidemias suelen tener un impacto a corto plazo en las economías y los mercados, aunque la incertidumbre en torno al coronavirus sigue siendo enorme.

El miedo a las repercusiones del coronavirus ha sacudido los mercados. Sin embargo, aunque las economías probablemente se ralentizarán (de manera drástica en algunas regiones), el crecimiento debería repuntar cuando el brote amaine.

Ahora bien, en estos momentos reina una enorme incertidumbre. Cabe la posibilidad de que China registre una contracción más pronunciada de lo previsto, y las cuarentenas y demás medidas de contención podrían perturbar directamente la actividad económica fuera de las fronteras del gigante asiático. En efecto, los expertos de control y prevención de enfermedades predicen ampliamente que la propagación del virus podría empeorar antes de mejorar.

China, donde se detectó el primer caso de coronavirus a principios de diciembre, es el país más afectado.

Las autoridades han impuesto medidas de cuarentena en varias provincias, incluidas las de la costa este, que contribuyen decisivamente al PIB, el sector manufacturero y la actividad comercial del país. Pese a los informes que indican que las fábricas y las empresas están reanudando sus actividades después de la forzosa ampliación de las vacaciones del Año Nuevo chino, los datos de alta frecuencia sobre la congestión del tráfico y el transporte marítimo sugieren que la actividad se mantiene gravemente deprimida.

Cuanto más prolongadas sean las medidas de cuarentena, que hacen mella en la actividad económica china, mayores serán los costes económicos. Los negocios más débiles que no pueden afrontar las perturbaciones en los flujos de caja comenzarán a sentir presión, lo que podría propagarse a los mercados financieros, provocar un endurecimiento de las condiciones financieras y exacerbar el deterioro económico.

Dado que China representa actualmente un porcentaje estimado del 25% de la actividad manufacturera mundial, las consecuencias se harán sentir en todo el planeta.

Y las perturbaciones afectarán tanto a la oferta como a la demanda. La mayor parte de los países se verán directamente afectados, ya que las exportaciones hacia China se ralentizarán. La menor demanda de materias primas por parte de China ya ha desembocado en un recorte de los precios del petróleo y los metales industriales.

En cuanto a la oferta, una importante preocupación estriba en que una menor producción de componentes fabricados en China podría derivar en un aumento de los precios y obligar a los fabricantes fuera del país asiático a identificar nuevas fuentes de suministro o, en el peor de los casos, detener la producción. No obstante, la modificación de las cadenas de suministro constituye un proceso complejo cuyo desarrollo podría llevar entre tres y cinco años, así que, a corto plazo, las perturbaciones de suministro podrían suponer un significativo menoscabo en la actividad económica.

En China, estimamos que el crecimiento del PIB real en el primer trimestre podría contraerse en un 6% (a una tasa trimestral anualizada), lo que representa una caída del crecimiento interanual hasta el 3%. El año pasado, el crecimiento chino se situó, en promedio, en el 6%.

Después de China, las economías del continente asiático serán, a buen seguro, las más penalizadas, en concreto Singapur, Malasia y Vietnam (en el sudeste asiático), así como Japón y Corea del Sur (en el noreste asiático). Anticipamos que las economías de Europa y Estados Unidos también se verán afectadas, siendo el Viejo Continente el que recibirá probablemente el peor golpe, ya que está más expuesto a las exportaciones hacia China y su economía está más abierta al comercio internacional.

Entre los sectores más vulnerables a las perturbaciones se incluyen la energía y el automóvil, seguidos del juego, los cruceros, la hostelería y las líneas aéreas.

Respuestas políticas

Si bien el Banco Popular de China ha recortado los tipos, inyectado liquidez y adoptado medidas específicas destinadas a amortiguar las perturbaciones en los flujos de caja de las empresas y los consumidores, los bancos centrales en los mercados desarrollados se han limitado a reconocer que los riesgos se están intensificando.

El 28 de febrero, la mayoría de los representantes de la Fed seguían manifestando que todavía era muy pronto para evaluar el impacto del patógeno. Parecían reacios a relajar la política monetaria, ya que la dinámica económica de Estados Unidos estaba mejorando y, en su opinión, la política ya reviste un sesgo acomodaticio. Además, existen ciertas dudas acerca de la eficacia de reducir los tipos para contrarrestar una perturbación de la oferta.

Ahora bien, un descenso de los mercados mundiales de renta variable (un indicador a tiempo real) sugiere que los fundamentales económicos se están deteriorando más rápido de lo que se pensaba. En consecuencia, se necesita una política preventiva para estabilizar las condiciones financieras e impedir un impacto más pronunciado en la economía.

Justo antes del cierre del mercado, el presidente de la Fed, Jerome Powell, afirmó que el banco central actuaría de manera conveniente, en caso necesario. En nuestra opinión, la Fed anunciará un recorte de los tipos de interés como medida preventiva en la próxima reunión del Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC) el 18 de marzo, y dejará la puerta abierta a nuevos recortes cuando se precise. Si la situación sufre un nuevo deterioro, creemos que podríamos asistir a un recorte de 50 puntos básicos.  Las autoridades políticas desean evitar un endurecimiento más desordenado de las condiciones financieras, lo que podría exacerbar aún más las perturbaciones económicas. Dado el marcado declive de los mercados de renta variable y crédito, vigilaremos en qué medida comienzan los bancos a retirar las líneas de crédito, que representan los «salvavidas» de la economía.

Los bancos centrales de Europa (y el BCE, en concreto) están supervisando de cerca la situación, y han indicado que todavía es demasiado pronto para evaluar el impacto del COVID-19 en las políticas y la actividad económica. No obstante, al igual que la Fed, el BCE podría tener que tomar cartas en el asunto, ya que, cuanto más tiempo persista la convulsión en los mercados financieros, mayores serán los riesgos bajistas que podrían surgir.

Lecciones de historia

En general, la mayoría de los coronavirus se asemejan a la gripe y, normalmente, dejan de propagarse antes de verano. Por lo tanto, si nos basamos en los acontecimientos pasados, la actividad y el crecimiento deberían normalizarse con el paso del tiempo. Con todo, la situación cambia constantemente y es demasiado pronto para conocer con certeza las consecuencias finales del coronavirus en la salud, las economías y los mercados de todo el mundo.

Así pues, preferimos mantener una actitud de cautela en relación con el posicionamiento de la cartera, y permanecemos atentos a la liquidez y las distorsiones en los mercados. Los recientes movimientos del mercado podrían generar oportunidades de compra, aunque desaconsejamos asumir riesgos de manera precipitada en estos momentos.


Tiffany Wilding  es economista de PIMCO centrada en Estados Unidos y Nicola Mai  es gestor de carteras y dirige el análisis de crédito soberano en Europa. Ambos colaboran asiduamente en el Blog de PIMCO.

Los autores desean expresar su agradecimiento a Stephen Chang e Isaac Meng por sus aportaciones a este artículo.

El Autor

Tiffany Wilding

Economista en la región de Norteamérica

Nicola Mai

Gestor de carteras, Analista de crédito soberano

Relacionado

Avisos Legales

London
PIMCO Europe Ltd
11 Baker Street
London W1U 3AH, England
+44 (0) 20 3640 1000

Dublin
PIMCO Europe GmbH Irish Branch,
PIMCO Global Advisors (Ireland)
Limited
3rd Floor, Harcourt Building 57B Harcourt Street
Dublin D02 F721, Ireland
+353 (0) 1592 2000

Munich
PIMCO Europe GmbH
Seidlstraße 24-24a
80335 Munich, Germany
+49 (0) 89 26209 6000

Milan
PIMCO Europe GmbH - Italy
Corso Matteotti 8
20121 Milan, Italy
+39 02 9475 5400

Zurich
PIMCO (Schweiz) GmbH
Brandschenkestrasse 41
8002 Zurich, Switzerland
Tel: + 41 44 512 49 10

Madrid
PIMCO Europe GmbH - Spain
Paseo de la Castellana, 43
28046 Madrid, Spain
Tel: +34 810 809 912

Todas las inversiones conllevan un riesgo y pueden perder valor. No existe garantía de que estas estrategias de inversión funcionen bien en todo tipo de condiciones de mercado ni de que resulten adecuadas para todos los inversores, y cada inversor debe evaluar su capacidad para invertir a largo plazo, especialmente durante periodos bajistas del mercado. Los inversores deben consultar a un profesional de inversiones antes de tomar una decisión de inversión.